El Gea

Fantasma y angustia en la fobia (IV).

Por Norma Alberro - El Sigma
Autor/Copyright del texto


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Angustia y fantasma

La segunda idea que quiero desarollar en este texto -el desencadenamiento de angustia está ligado a los fantasmas reprimidos- tiene, también, su punto de partida en la correspondencia Freud-Fliess. En el Manuscrito N Freud dice: "La formación de síntomas por identificación depende de las fantasías, (...). Dado que el desencadenamiento de la angustia está ligado a estas fantasías reprimidas debemos concluir que la transformación de la libido en angustia no tiene lugar por la defensa entre el yo y el ics., sino en el propio ics. Por consiguiente, también debe existir libido ics. La represión de impulsos no parece generar angustia".

Es sorprendente esta afirmación que anticipa en muchos años a la que dará en 1925 en "Inhibición, síntoma y angustia", cuando afirma: "Pero el afecto angustioso de la fobia que constituye por entero la esencia de la misma, no procede del proceso de represión ni de las cargas de libido de los impulsos reprimidos, sino de los factores represores mismos. (...). La angustia causa aquí la represión, y no, como ante afirmábamos, la represión, la angustia".

Pero antes de esta conceptualización de la angustia, en la conferencia XXV (1916-17) Freud diferencia una angustia real y una angustia neurótica y coloca el acto del nacimiento como la fuente y el prototipo de la angustia. El trauma del nacimiento es el suceso real, la escena real que dio origen a la angustia. Es también el prototipo de la angustia de castración, en cuanto que este afecto primario -la angustia- corresponde al momento de separación del niño del cuerpo de su madre. De esta escena traumática de separación quedan fragmentos que van a integrar la estructura del fantasma. El fantasma protege de la angustia ante lo real de la escena.

Ahora bien, lo que me parece más sorprendente aún es el concepto de angustia real, que reemplaza al concepto de trauma como desencadenante del factor cuantitativo. Esta frase del texto "Inhibición, síntoma y angustia" (cap.IV) lo confirma: "El miedo angustioso de la zoofobia es el miedo a la castración, sin modificación alguna; esto es una angustia real; miedo a un peligro verdaderamente amenazador o juzgado real". Estos conceptos freudianos me hacen pensar que el objeto de la angustia es el mismo objeto de la fobia, es decir "lo temido", y éste es siempre lo real, aquello que tiene que permanecer siempre en el registro de la imposibilidad. El síntoma de la fobia aparece cuando este objeto, viniendo de lo real imposible, amenaza con hacerse posible en lo real. Este real, das ding, fue fragmentado y algunos de estos pedazos forman los fantasmas.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©