G. Esquivel

5ta. Expedición al Cordón del Plata (Brasilera-Argentina) (VI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde
SABADO 08-FEB: ATAQUE A LA CUMBRE DEL CERRO VALLECITOS.

Nos levantamos temprano a las 08:30 hs y partimos rumbo al sudoeste al intento de cumbre del Cerro Vallecitos a las 10:00 hs. El día nos ayudaba porque había mucho sol pero había algo de viento, al que no nos interesaba mucho. Llegamos hasta La Hoyada (4.600 mts) y comimos algo ante de encarar un acarreo, una pendiente bastante pesada que nos llevaba hasta el Primer Portezuelo. Flavio venía bien. A todo esto, alarma en mi cuerpo, los nervios sensores de mi pantorrilla izquierda avisaban a mi cerebro otra molestia para caminar. Yo dije que bueno, sino hacía cumbre por esto no habría problemas porque el 16 O 17-ENE pasado ya había hecho cumbre en el Vallecitos. Pero mi obligación era seguir, guiar, orientar y enseñar a Paulo y Flavio. Pasamos el primer Portezuelo, y a los 4.900 mts. de altitud mi pierna izquierda dijo basta, ya no podía seguir mas. Como Paulo iba adelantado cien metros en distancia con respecto a nuestra posición le dije a Flavio lo siguiente: mirá, no puedo seguir mas pero te veo bien y alcanzalo a Paulo. Lleguen hasta el segundo Portezuelo (el estuvo allí ayer) y sigan el camino que los lleva a la cumbre del Cerro Vallecitos. No se van a perder porque el sendero está marcado, cuidado con el viento arriba (que vienen del Pacífico) y le/les deseé suerte. Yo comencé a descender y cada tanto miraba como Flavio se acercaba a Paulo. Cuando se juntaron, me despreocupé y bajé tranquilo pero con una aceptable desilusión por no poder pelear y llegar a la cumbre con ellos, lo que significaba mi primera cumbre en una Expedición Binacional. Después de todo era necesario que los deje solos (por un lugar marcado) para ver como se desempeñaban solos en es lugar de clima riguroso y altura, tenían que aprender y a manejarse solos en la alta montaña, aunque sea temprano en tiempo de permanencia en la misma.

Cuando llegué al Campamento me encontré con un grupo de andinistas mendocinos, muy buena gente quienes me convidaron con fideos. Uno de ellos fue Juan Manuel Alvarado, un andinista mendocino que fue enviado al Salto por Santiago Storni para hacer una nota del lugar, según palabras de él. Muy buena gente todos.

Miré mi reloj y eran las 18:00 hs. Comencé a preocuparme porque Paulo y Flavio no llegaban. Como pude me alejé 300 mts del Campamento y traté de visualizarlos a lo lejos a ver si venían. Casi a las 19:00 hs los ví a los dos. Me dije: seguro que hicieron cumbre por el tiempo a que estaban regresando y de ser así habran hecho cumbre entre las 16:00 y las 17:00 hs. Efectivamente, me adelanté a esperarlos para darles un poco de tranquilidad que aunque no estuve con ellos estaba esperándolos y les pregunté: -y que tal? hicieron cumbre?- Venían cansados y me dijeron que sí. Ahí les saqué una foto con la cámara de Paulo y los felicité porque en muy pocos días de aclimatación hicieron cumbre a 5.500 mts. de altura. No daba para que vayan al Plata, no por el esfuerzo, porque tenían resto (fuerzas) sino porque era muy apresurado en dias para que Flavio intente la cumbre del Plata. Luego me contarían que desde el Segundo Portezuelo (Col) hasta la cumbre le pusieron justo una hora, con mucho viento que a veces los podía tirar pero que no pasó nada. Flavio en el Segundo Portezuelo medio se quedó dormido y a esto se dió cuenta Paulo y lo despertó y luego de ahí no le perdió la vista en lo que hacía. El sueño en la altura es otro síntoma de mal de altura. Los felicité y nos fuimos a comer tres pizzas a un refugio de altura que hay en el Salto.

La Patagonia.
A la izquierda, Cerro Serrucho, Cordillera de los Andes.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©