El Gea

XVII Raid Rosario-Victoria en kayaks (I).



13 y 14 de febrero de 2003.

Por Lucrecia Marchessi


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Organizado por el Círculo Rosarino de Canotaje, se llevó a cabo una nueva edición, Nº 17, del Raid que une estas dos hermosas ciudades.
La salida fue programada para el jueves 13 a las 8 de la mañana, por eso debíamos estar en la Rambla Cataluña un rato antes y armar nuestros botes con todo lo necesario para afrontar los días de travesía.

Antes de salir nos reunimos para recibir toda la información por parte de los organizadores acerca de las etapas de remada, paradas, también fue la oportunidad de presentación del personal médico que nos acompañaría y de los responsables de las lanchas de apoyo.
Exactamente a las 8 partimos... Increíble!!! Puntualmente en el agua, los 180 inscriptos tomamos rumbo a Costa Alta donde tiraríamos el cruce del canal del Paraná. Antes de llegar a ese sector tuvimos que esperar a que un gran barco pasara.

Con ritmo tranquilo y un día espléndido, sin vientos y completamente despejado íbamos dejando atrás Rosario, con gran alegría y muy animados, remando bastante cerca unos de otros, como había sido la propuesta de la organización.

La primera parada la realizamos en Los Meones, donde aprovechamos para comer algo y reponer energías. Tras un breve descanso, seguimos nuestro camino río arriba para llegar al punto indicado para almorzar. Allí nos quedamos el tiempo suficiente para devorar sándwichs, tartas y otras exquisiteces, algunos aprovecharon para hacer una siestita y otros para tomarse unos mates. A las 15 horas volvimos al agua y remamos hasta llegar al corte la Primera, en el cual nos adentramos y nos acortó el camino para llegar al Careaga. Pasamos a través del Cañito, que es un atajo muy lindo aunque muchos de los raidistas sufrieron el ataque de mosquitos hambrientos. Tras navegar por ese lugar accedimos al Careaga. Tranquilo y con su corriente a nuestro favor, todos nos relajamos y empezamos a reunirnos en camalotes con nuestras embarcaciones, para charlar, gastarnos algunas bromas.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©