Conozca a los creadores de Andinia.com

Natación: calentamiento o ablande.



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Luego de haber movilizado los músculos más implicados fuera del agua, la fase inicial de un entrenamiento de natación o clase de aprendizaje de nado ya en el agua, consiste en nadar una serie de metros o largos de forma continua, relativamente lenta y relajada. Buscaremos calentar o ablandar los músculos preparando al organismo para el núcleo del entrenamiento en que realizaremos el mayor esfuerzo.

La cantidad de metros o largos y el o los estilos en que se nade en el ablande o fase de calentamiento variará dependiendo del estado físico y habilidad del nadador, cosa que generalmente determinará su entrenador o profesor.

En cualquier caso, generalmente no será menor a 200 metros, 8 largos o 5-6 minutos; y no mayor a 1000 metros, 40 largos o 15-20 minutos, no siendo recomendable en general nadar estilos que fuercen demasiado las articulaciones y la columna vertebral, como son los de mariposa y braza.

Los músculos y articulaciones necesitan una entrada en calor progresiva para evitar lesiones y mejorar nuestro rendimiento. De la misma forma es necesario concluir los entrenamientos en el agua con un ablande que ayude a relajar nuestro cuerpo, a bajar nuestras pulsaciones a las normales para el estado de reposo.

Hablando ya más técnicamente, debemos procurar que el ácido láctico que se genera como subproducto del ejercicio muscular se reabsorba o diluya, evitando o disminuyendo el riesgo de posteriores dolores musculares que pueden llegar a convertirse incluso en calambres, tirones o agujetas.
Es importante realizar el ablande final en varios estilos y muy lentamente, para relajar y drenar el ácido láctico de todos los músculos del cuerpo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©