El Gea

CONFERENCIA SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS EN CUBA (XXVIII).

Por Felipe Pérez Roque, canciller cubano - 18 de abril del 2003.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Así que hay dos posiciones encontradas. Pero nosotros seguiremos defendiendo el derecho de los norteamericanos que su gobierno viola, y el nuestro.

Andrea Rodríguez (Agencia AP).- Buenos días.

Quisiera retomar un poquito los dos puntos que mencionó el colega Medem. Con respecto a los fusilamientos y a la pena de muerte, ¿el gobierno cubano no cree que esta aplicación y esta ruptura de la moratoria en la aplicación de la pena de muerte lo desprestigia en vastos sectores, sobre todo de América Latina, que apoyaron la causa cubana?, por un lado. Y, por el otro lado, si se presentaron pruebas contra las otras personas disidentes o mercenarios, como les llama el gobierno cubano, ¿tenemos que suponer que ni Elizardo, ni Payá tienen vínculos con la Oficina de Intereses?

Felipe Pérez.- Sobre lo primero, Cuba respeta las opiniones de todas las personas que de manera honesta se oponen a la pena de muerte, comprende a los que han expresado preocupaciones; sin embargo, desestima a los que hipócritamente lo hacen por consideraciones electorales o políticas. Sabe que una medida de esa naturaleza supone un costo ante los que genuinamente están preocupados, confía en que el tiempo nos dará la razón y probará que esta dolorosa medida, tomada solo como último recurso, estuvo fundada en la aspiración a evitar muchas más pérdidas de vida y costos para ambos países, impidiendo que se desate una crisis migratoria que concluiría en una guerra entre ambos países.

Ahora bien, ¿pensamos que nuestro prestigio disminuye ante los que usan este tema por razones políticas?, ante los que lo hacen fundados en la aspiración de anotarse un punto de buena conducta ante la superpotencia, o por razones electorales o de otro tipo, o por odio hacia Cuba. Sobre lo que estos piensan, realmente, no tenemos ni la más mínima preocupación; además, sabemos que esa supuesta preocupación sobre lo que ha ocurrido en Cuba, ellos no la han manifestado ante los más de 80 ejecutados en Estados Unidos el año pasado y ante todo lo que ya expliqué aquí.

Sobre la segunda pregunta. No debería usted suponer que no existan pruebas sobre otras personas. Yo presenté las pruebas aquí que fueron llevadas y presentadas en un juicio, que fueron evidencias presentadas ante los tribunales y que formaron parte del proceso. No puedo presentarlo en el caso de personas que no han concurrido ante la justicia; pero no debería suponer que el hecho de que no han sido presentadas, quiere decir que no existan.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©