El Gea

TELECOMUNICACIONES: EL DAÑO RADIOELÉCTRICO (VII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La normativa vigente por la ley 22.285, otorga al Comité Federal de Radiodifusión el poder de policía en la materia, es decir en lo que hace a contenidos y en lo que se refiere a licencias. Esas licencias o autorizaciones se refieren a estaciones de radiodifusión sonora o televisiva que son autorizadas a emitir en determinadas condiciones técnicas, en cuanto potencia y frecuencia. En mi opinión, si la Autoridad de Control verificara que técnicamente en algún momento estás condiciones técnicas no se cumplen, por ejemplo una desviación de la frecuencia de emisión, considero que la emisora deviene en ese momento en clandestina; ya que la autorización o licencia otorgada lo ha sido respecto a parámetros técnicos definidos.

El documento que de cuenta de esta circunstancia, también debería emitirse con rapidez a la Autoridad de Aplicación por el procedimiento de identificación de emisor por medio de Firma Digital y por correo electrónico, como también notificar de tal circunstancia a la Fiscalía o juzgado federal de turno que corresponda. Considero este aspecto de suma importancia, ya que estaríamos en la hipótesis de que una emisora, con autorización o sin ella, puede perturbar las emisiones que se realizan en condiciones ecológicamente decididas en el espectro de frecuencia radioeléctricas.

No es el caso el de superponer jurisdicciones, sino el de actuar con prontitud en aquellos casos en que terceros pueden verse perjudicados y, como en el caso del trafico aéreo, considero que el procedimiento debe ser articulado de tal forma que no quede duda alguna sobre la naturaleza y oportunidad de las verificaciones de las anormalidades.

Es seguro que para abordar los temas que expongo se haría necesario una reestructuración, pero ella es factible realizarla con los recursos disponibles considerando que los recursos del país no son un bien mostrenco, sino que son un patrimonio del pueblo de la Nación Argentina, y nada es mas importante que ella misma, porque ella es nuestro pueblo, nuestro territorio, nuestras instituciones y nuestras leyes.

Si todo indica que el futuro de las telecomunicaciones cada vez será más inalámbrico, más rápido, más portable y más integral, la tutela preventiva de los recursos deberá seguir el mismo camino y más rápido si pretende ser contenedora de otro recurso también escaso: la previsibilidad. Su ejercicio también será un aprendizaje y en una carrera de resistencia y velocidad: contra el tiempo. Es verdad que el hecho precede al derecho pero, que no sea por tanto tiempo y espacio.

Dr. Juan de Dios Romero.
Avenida Santa Fe 2131
Agosto de 2003.- Buenos Aires.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©