El Gea

Derechos humanos en Cuba (II).

Por Ariel Hartlich.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Potencia que hace más de 40 años tuvo que exiliarse de esta pequeña porción del continente, donde la libertad y los derechos humanos ya no le pertenecían. Desde esa fecha los derechos humanos pertenecen a los niños y los padres cubanos. Y si existe una verdad irrefutable es que desde 1959 EEUU ensaya todo tipo de acciones para volver a tener el control de este país pobre, donde pasan cosas distintas a las de otros países pobres del mundo donde la libertad y los derechos humanos tienen propietarios.

Hace unos meses Aurora, mi tía abuela, preocupada fue a ver a mi madre, había leido en un diario argentino una carta de un disidente cubano. En ella relataba las barbaridades a las que sometía el régimen de Castro a la población cubana. Entre las mentiras que planteaba, el disidente decía que en Cuba a los 7 años se les quita a los niños el derecho a tomar leche. Lo que puedo afirmar es que en Cuba, con un PBI per cápita comparable a países como Bolivia, se garantiza que el 100% de los niños tenga garantizada la leche todos los días hasta los 7 años de vida, mi hija es testigo de ello, como el mundo es testigo de la realidad que viven los niños bolivianos.

Unas semanas atrás detuvieron, procesaron y condenaron a unos 70 cubanos. La prensa internacional habló de disidentes, las autoridades cubanas de mercenarios. En los alegatos de estos juicios se presentaron como testigos varios integrantes de las organizaciones a las que pertenecían estos disidentes-mercenarios. En sus declaraciones, que fueron televisadas y publicadas por la prensa cubana, estos testigos se reconocieron como agentes de la Seguridad Cubana. Demostrando que los acusados se reunían con funcionarios norteamericanos, y recibían instrucciones y dinero de estos para conspirar contra el estado de Cuba. Aportando fotografías, grabaciones, recibos de cobro y distintas evidencias.

Entre estos testigos (miembros de la Inteligencia Cubana) se encontraban el presidente de la organización de periodistas independientes de Cuba, encargado de difundir notas como la que leyó mi tía Aurora en Argentina. Y la presidenta del partido de los derechos humanos de Cuba, quien era signada en Miami como una heroína por la lucha por la libertad de la Isla. Ambos tenían pases libres para entrar a la Oficina de Intereses de EEUU en La Habana, donde sistemáticamente se les impartían instrucciones.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©