El Gea

Uruguay, Cuba y neo-imperialismo de izquierda (II).

Por Destaque Internacional.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

3. Si comparamos esa posición de los presidentes de Brasil y Argentina en relación a su par uruguayo, con la asumida hacia el dictador comunista de Cuba, quedan en evidencia dos pesos y dos medidas preocupantes.

El Sr. Lula, en su visita a Cuba en septiembre de 2003, pasó horas reunido en encuentros personales con el sanguinario dictador y en sus intervenciones públicas no hizo la más minima referencia a las violaciones de los derechos humanos en la isla-cárcel, alegando el principio de "autodeterminación" de los pueblos, como si los desdichados cubanos pudieran "autodeterminarse", y como si el régimen cubano no estuviese violando acuerdos y convenciones internacionales que se comprometió a respetar. Esgrimiendo el mismo argumento de la "autodeterminación", se negó a recibir no sólo a representantes de la oposición sino a familiares de los presos políticos cubanos.

Por su parte, el Dr. Kirchner, al asumir el cargo presidencial, recibió al dictador Castro con todas las atenciones posibles; su flamante canciller, en lamentable frase de antología, contra todas las evidencias, declaró: "No me atrevo a decir abiertamente: se violan los derechos humanos en Cuba"; y Eduardo Luis Duhalde, secretario de Derechos Humanos, salió en defensa del régimen cubano porque a su entender "no hay una violación sistemática" de los derechos fundamentales en la isla. Poco después, el gobierno argentino ofrecía, a costa del contribuyente, una ventajosísima refinanciación de la deuda del régimen cubano con Argentina.

4. Tal como fue revelado en el reciente Foro Social Brasileño (FSB) por personeros ligados al gobernante Partido de los Trabajadores, la meta de las izquierdas brasileñas y continentales sería la "reconstrucción del bloque socialista" a nivel internacional, y la "derrota de los Estados Unidos" (cfr. Destaque Internacional, "Foro Social Brasileño: coyuntura latinoamericana y política externa lulista", Nov. 13, 2003).

Si se analiza la estrategia diplomática del gobierno de Brasil durante el 2003, se verifica que sus principales lances fueron de molde a concretar este objetivo, beneficiando no sólo al régimen de Fidel Castro sino también al gobierno procastrista del Coronel Chávez, en Venezuela, y favoreciendo el resurgimiento izquierdista en el continente. Para el 2004, Lula ha lanzado la idea de una sui generis cumbre conjunta de mandatarios sudamericanos y de países árabes, incluyendo a los de Libia y Siria, que acaban de ser visitados por éste; y ha reiterado su intención de estrechar lazos con China comunista (cfr. Denise C. Marin, "Diplomacia de riesgo", O Estado de S. Paulo, Dic. 31, 2003).





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©