El Gea

OVNIs en la Patagonia
Punta Arenas, Chile - Junio de 1968 (I)


Diario "La Razón" Junio de 1968
Publicado nuevamente en el boletín RAO Nº 31 (2º trimestre de 1999)

Por El Dragón Invisible


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Dos avezados pilotos de Aerolíneas Argentinas observaron un OVNI en Punta Arenas, al lado del estrecho de Magallanes. Los veteranos del aire, que volaban con la máquina a 900 metros de altura, vieron un cilindro rojizo y brillante. No tienen dudas de que se trataba de un plato volador, y algunos de los 18 pasajeros que viajaban también corroboraron la experiencia.

Los comandantes Raúl Guardabassi (40 años, soltero, cordobés, 13 años en la empresa) y Ulises Tiviroli (54 años, casado, una hija, mendocino, 22 años en Aerolíneas) de Aerolíneas Argentina se acercaron a conversar con "La Razón". El diálogo se desarrolló de la siguiente forma:

¿Qué observaron en el cielo?

Tiviroli: Yo, por ser copiloto, fui en realidad el que prestó más atención a lo que ocurría. Eran las 21:17 del último martes cuando estábamos sobre la enorme pista de Punta Arenas, prácticamente sobrevolando el Estrecho de Magallanes, cuando advertí un objeto luminoso, de forma redonda y alargada, que realizaba movimientos por encima del horizonte. En ese momento se lo dije a Guardabassi y a Bartou, el despachante de la empresa en Río Gallegos que viajaba en la cabina con nosotros.

Los pilotos implicados en el avistamiento OVNI.
Los pilotos implicados en el avistamiento OVNI de
Punta Arenas, Chile en junio de 1968

¿Era una noche con visibilidad normal?

Guardabassi: La visibilidad era de unos 200 kilómetros, con lo cual le estoy diciendo del buen tiempo reinante. Yo venía al comando del Avro 748 que habitualmente utilizamos, y estaba en comunicación con el aeropuerto para comenzar la tarea de descenso. Cuando Tiviroli dijo que había un objeto, le respondí con algo de ironía: "Debe ser un plato volador". Y no me equivoqué; porque eso que teníamos adelante era un objeto que poseía una conducción inteligente. Primero se movió de Sur a Oeste, después viró en 90º, más tarde volvió a doblar otros 90º y quedó en dirección inversa a la que venía al comienzo. Tantas maniobras, posiblemente en antecedentes de nuestra presencia, no se pueden efectuar sin comandos correctos. Ahora que no vengan con la historia de algún globo sonda porque el viento no puede cambiar de dirección en tantas oportunidades durante cinco minutos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©