El Gea

Yatay 129, y la década urbana del 60 (III)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

Lo de París del 68 nos pareció un juego de gorilas, ya que los muchachos de por allá nos decían cualquier cosa menos lo que éramos y decían que ese Decreto N º 4161 no era importante en la historia del mundo civilizado, " porque no tenía la imaginación para llegar al poder", hasta que vino De Gaulle y estuve entre los que le cantamos la marcha - toda enterita - en plena Plaza Francia y le gritábamos a los periodistas franchutes, "Viva Argelia Libre" y nos miraban como bichos raros.

Andábamos leyendo a Frantz Fanón, ( " Argelia Año 8 " ) y sabíamos de que se trataba, ya unos tiempos antes Serravalle y los hermanos Soto - de Termas - nos dijeron como había sido lo de los Uturuncos y para nosotros lo urbano de Paris ocurría todos los años el 17 de Octubre en Plaza Once o en Parque Patricios-

Una vez, Horacio Pilar me dijo que la Resistencia Peronista era como el humo que sigue subiendo en la llovizna, eso pintaba su estética y lo hermoso de sus conceptos. Y era hermoso, aunque muchos ya estaban cayendo, entre ellos Felipe Vallese, por culpa de una cajita de fósforos, donde sin querer figuraba donde estaba guardado, así me lo contaron en voz queda muchachos de esa época.-

Yo era uno de los pocos que en Mataderos entraba al Sindicato de la Carne a conversar con Brito Lima, tema 1, Bolilla 1, punto 1, "La Unión de la JP", no sé porque me respetó, pocas veces lo volví a ver, pero a su lado había tipos que dieron luego mucho ya sin él, y otros se desviaron a la marginalidad, como otros de los de este otro lado en que yo me quedé.-

Cuando se venían desde Mataderos a los plenarios de la JP del Sindicato del Calzado, eran como más de cien tipos, sin embargo nunca paso allí nada raro, pero con los años, si.- Y para desgracia de todos.

La primera vez que me agarraron a trompadas, fue en la estación del Once, por pegar carteles por un 17 de Octubre, fue en la oficina de la policía ferroviaria; allí supe como sería lo peor, que otros debieron soportar en medio de traiciones y gestos de poder, como la de muchos de ahora que no hacen un carajo de cosas esenciales y nos puede volver a pasar lo mismo, como en mi laburo, donde jóvenes entusiastas salen a los pasillos con sus celulares a hablar con testaferros de licenciatarias que siguen haciendo su agosto con la complicidad de un puñado de turros que son el agua de la llovizna que no puede para el humo que sigue subiendo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©