El Gea

Historia del Kayakismo (III).

Por Eduardo Iztueta.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Cuando llegaba el invierno, se les quitaba la cubierta y su estructura se guardaba boca abajo sobre pilares de piedra. El cuero era entonces preservado de los hambrientos animales. Al llegar la primavera se reparaba cualquier daño en la madera, las mujeres mojaban el cuero y lo volvían a coser con una doble junta impermeable. Todo debía ser realizado en el día antes que se secara el cuero. Cada vez que el kayak era usado, se lo secaba cuidadosamente y se lo impregnaba con aceite de foca que preservaba la cubierta y mejoraba su impermeabilidad.


Haciendo canotaje o piragüismo en un kayak, en la Laguna del Ojo o Laguna de San Vicente, en la provincia de Buenos Aires.

El kayak fue convirtiéndose en una eficiente herramienta de caza desde donde se arponeaban focas, morsas y ballenas basándose más en su furtividad que en la velocidad para acercarse. En ríos o lagos primaba la velocidad, los kayakistas esperaban el cruce de los caribúes el sus migraciones, cuando llegaban al medio de la corriente, se lanzaban sobre ellos a máxima velocidad y los cazaban con sus lanzas. Los kayak utilizados eran muy largos y de casco redondo, sumamente rápido (e inestable) y se requería de una gran pericia para su manejo.

Las presas cazadas eran recogidas por remeros jóvenes o viejos que no podían manejar estas embarcaciones, utilizando otras de casco más plano y anchas de mayor estabilidad. En ocasiones el kayak era utilizado para pescar, pero otro de los usos importantes era como medio de transporte de carga y pasajeros. Dependiendo del tipo de embarcación los pasajeros podían usar un segundo cockpit atrás del remero, similar a los kayaks dobles actuales, o mirando hacia atrás en un alojamiento más grande, común con el del remero, o acostado en grandes bodegas. Cuando se llevaba cargas pesadas, o en caso de mares agitados, se unían dos o tres kayak formando una especie de balsa.

En 1725, Vitus Bering, de origen danés, guió una expedición de investigación geográfica desde la Siberia hasta las costas del Pacífico norte. Los pocos sobrevivientes que volvieron a Rusia trajeron consigo pieles de nutrias marinas. Se formó entonces la Russian-American Co. con el fin de explotar ese recurso. Los cazadores elegidos eran lo peor de la sociedad, vulgares piratas sin códigos morales que decían "Dios está demasiado alto y el Zar demasiado lejos". Llegaron a las islas Aleutianas y en base a tormentos y asesinatos, lograron someter a los esquimales que allí vivían. Forzaron a los Aleutianos a cazar las nutrias por ellos forzándolos a jornadas de trabajo más que interminables. Los esquimales organizaron las más terribles travesías que recuerde la historia. Adaptaron sus baidarkas (voz rusa por kayak) dobles y triples para poder vivir en ellas. Comían, dormían y hacían todas sus necesidades sin abandonar los kayaks remando a veces más de 1000 millas sin tocar tierra. Los rusos retenían a sus esposas e hijos dentro de los barcos y si los cazadores no cumplían con la cuota asignada de pieles arrojaban a uno de los chicos por la borda, y si se producía algún problema de disciplina, se cometían peores atrocidades. El esquimal que enfermaba era asesinado.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©