Eduardo J. Carletti

¿Por qué no insectos? (VI).

Por Eduardo J. Carletti.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En el Nuevo Mundo, el consumo de insectos no ha estado menos extendido entre las culturas indígenas y los primeros colonos europeos. Los aborígenes norteamericanos hicieron un uso extenso de saltamontes, larvas, cícadas y polillas en su dieta diaria. También consumían hormigas, aunque no tan asiduamente; los saltamontes eran los insectos más consumidos en Norteamérica.

En México, América Central y Sudamérica tuvieron y siguen teniendo una tradición culinaria que abarca el uso de un amplio rango de insectos. En Ecuador se cocinan unos escarabajos pequeños llamados Cyclocephala blanca junto con cerdo y vegetales. En la región amazónica consumen larvas de cícadas y de cerambícidos (grandes escarabajos con largas antenas). Las hormigas limón se comen vivas, mientras que las grandes hormigas "culonas" se fríen antes.

En México son muy populares las hormigas y los saltamontes. En la zona sur del país comen las reinas de las hormigas Atta cuando emergen para emparejarse. Según dicen, contienen un 42 % de proteína y tienen muy buen sabor. En Oaxaca usan los "Jumiles"", una clase de chinche olorosa, para hacer una salsa con sabor a menta y canela. Los saltamontes de patas rojas se marinan con jugo de limón, sal y ajíes picantes (chiles), lo que da como resultado un picante plato. En la ciudad de México, se sirven tortillas con gusanos rojos y blancos del maguey.

De acuerdo a lo dicho por F.H.E. Philippi en 1864, había una tribu en Sudamérica que juntaba escarabajos, que eran secados, molidos y usados como un aditivo picante para las comidas.

En el Medio Oriente, el consumo de insectos como alimento se puede llevar a las épocas de las historias bíblicas. En Levítico 11:20-23, cuando Dios da instrucciones específicas sobre cómo se debe mantener higiene en las comidas, habla de los insectos. Considera los saltamontes, cigarras y escarabajos buenos para comer. Más adelante, en el Nuevo Testamento, Juan el Bautista vive en el desierto alimentándose de saltamontes y miel.

Los antiguos griegos y romanos eran conocedores de la entomofagia o consumo de insectos como alimento. Las cigarras y las cícadas eran populares tanto entre los ricos como entre los pobres. Se las comía doradas por el fuego. Las cigarras con miel estaban reservadas a la aristocracia romana. La larvas del escarabajo lucánido o "escarabajo ciervo" (en Argentina pocas veces los vemos, pero son bastante comunes en otros lugares; son cascarudos con pinzas delanteras en sus cabezas) se sumergían en vino y cascarilla de trigo (salvado) durante meses antes de consumirlas en grandes banquetes de la familia real y sus amigos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©