G. Esquivel

El Deporte, las Malvinas y los Argentinos (X)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Durante la guerra, los ingleses bombardeaban la pista de aterrizaje en Puerto Argentino y luego tomaban fotos aéreas para verificar la precisión de los impactos de las bombas. En las fotos, la pista aparecía con cráteres de bombas. Cuando los ingleses llegaron al lugar, comprobaron que los supuestos cráteres de las bombas de la pista eran falsos, los mismos fueron simulados por montículos de tierra y piedras bien preparados por los Comandos de la Fuerza Aérea Argentina. Cuando el comandante inglés llegó y comprobó el engaño hecho por los argentinos no lo pudo creer. Quien pudo presenciar ese momento y me lo relató años mas tarde fue el Comando Militar (G.O.E. - Grupo de Operaciones Especiales) Guillermo "Gato" Kormann -, quién también fue Prisionero de Guerra finalizado el enfrentamiento pero asimismo, se escapó del campo de prisioneros argentinos no sin antes responderle a un inglés que ellos no respetaban la Convención de Ginebra porque lanzaban desde sus aviones "Bombas Belugas", prohibidas, ante la queja del inglés sobre que los argentinos lanzaban las terribles "Bombas Napalm", que ocasionaron estragos sobre los buques ingleses el día 8 de Junio, "el día mas negro de la Flota", cuando las interminables escuadrillas de aviones argentinos atacaron desde todas direcciones cuando los británicos comenzaron a descargar personal y material en una playa, en un día de mucha niebla y que en pocos minutos, como el tiempo cambió, con mucho sol y nubes despejadas, obligó a los pilotos a partir de sus bases del continente y descargar con mucha furia bombas sobre los objetivos.

Relatos de Oficiales y Suboficiales del Sistema de Armas "Escuadrón Pucará" en Malvinas

Suboficial Ayudante Mansilla: Entre el 27 y el 28 May, en esos dos días, entablamos combate con los ingleses defendiendo la BAM Cóndor. La idea de fabricar una "misilera" surgió un día que se fisuró el revestimiento de una cohetera IA-238 (pertenecientes a los aviones Pucará) y quedaron los tubos sueltos. Entonces alguien sugirió que los tubos podrían ser útiles para algo. ¿Por qué no? El Teniente Lombardi dirigió la construcción. Sacamos todos los tubos; utilizando tres, un cajón de manzana, dos perfiles de hierro, alambre y algún otro elemento. El sistema de puntería para graduar el alcance por ángulo de tiro también se improvisó y fue efectivo. Durante el ataque inglés yo tiraba los cohetes FAR del Pucará que habían quedado, con la "misilera" improvisada; el Vicecomodoro Costa dirigía el reglaje el tiro. Apuntábamos a las tropas inglesas que avanzaban y allí pegaban los cohetes. Nuestra posición estaba cerca de la costa; muy próxima, a un costado, había una casa de dos pisos. Cuando los ingleses nos tiran el primer misil estábamos Argüello, Olea y yo. Vi el misil que venía en vuelo y le dije a Argüello: -Mirá. Parece una gaviota. -No. Es un misil... me contestó. Era un punto negro que venía moviéndose lateralmente y en altura, largando una cola de humo "celestón". Nos resguardamos a un costado de la cohetera porque no había otro lugar para hacerlo. El misil pegó un par de metros abajo, en el faldeo del barranco, y la onda expansiva nos afectó muy poco. Siguieron tirando cuatro misiles más, pero nosotros continuamos disparando nuestra "misilera".





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©