Conozca a los creadores de Andinia.com

"Usted fuma, pero otros no" (I)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Desde el momento en que los fumadores se han transformado en una mayoría entre los adultos "civilizados" de los tiempos actuales, no deja de sorprenderme como se han invertido los valores que marcan las normas de cortesía y respeto para con aquellos (cada vez menos) que han decido no fumar directamente...y intentar al mismo tiempo no hacerlo indirectamente...o sea, a pesar de uno mismo (y gracias a muchos otros) ser un fumador pasivo.

Para entender como se han dado vuelta las cosas en cuanto al habito de fumar en público se refiere, debemos primero recordar algunos hechos que listados uno abajo del otro parecerán obvios, pero que después veremos, en la práctica dejan de ser considerados. Me refiero a los hechos siguiente:

1 - Respirar aire con una proporción adecuada de oxigeno es lo que un ser humano normal necesita para vivir desde hace miles de años, esto por lo tanto un hecho normal que no puede ser evitado sin graves perjuicios para el organismo, y en casos extremos evidentemente la muerte.

2 - El fumar no es necesario para vivir, y es una actividad que se realiza sólo desde hace unos cientos de años, y de forma masiva únicamente en este último siglo.

3 - El fumar es perjudicial para la salud.

En particular, el humo exhalado por un fumador es mucho más tóxico que el inhalado unos segundos antes por el mismo. ¿La razón? Al aspirar el humo se aspira humo más oxígenos, al expirar el humo se expira humo más dióxido de carbono, ya que además de una parte de las toxinas del cigarrillo, el oxigeno fue consumido por el organismo del fumador.

4 - Existe el derecho a conservar la salud propia, si uno así lo desea. Este derecho no puede ser vulnerado por otras personas, si uno no lo desea. Uno tiene por lo tanto el derecho de evitar que otros intenten dañar su propia salud.

Estas obviedades nos hacen ver claramente la conducta que debería tener un fumador respetuoso y educado con sus pares humanos no-fumadores. Algunas de las actitudes esperables por parte de fumadores y no fumadores serían:





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©