El Gea

Curupaytí (III)

Por NAC/POP - Agenda de Reflexión


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El manco de Curupaytí se automarginó del circuito de arte de su época y sus debates, y su estilo, tildado tantas veces de naïf, nada tuvo en común con los preceptos de moda entonces, ejemplificados en las obras de Blanes, Sívori y Schiaffino. Las imágenes bélicas de Cándido obvian por completo la construcción de próceres (tan cercana a la narrativa mitrista) para poner en escena héroes anónimos, cientos de personajes cuyas identidades no se amparan en ningún prohombre, sino por el contrario desnudan las huellas de otra batalla, individual, en la cual la materia primera fue su memoria sensible. La guerra de Cándido es, ante todo, un combate que ocurrió dentro de su cerebro, y sus recuerdos responden invariablemente a la cosa mentale que tanto propugnara Leonardo da Vinci y los conceptualistas del siglo XX.

También, en Curupaytí perdió la vida Dominguito, hijo adoptivo de Domingo F. Sarmiento. En 1944 se estrenó la película Su mejor alumno, dirigida por Lucas Demare, guión de Ulises Petit de Murat y Homero Manzi, y protagonizada por Enrique Muiño y Angel Magaña. Demare fue uno de los directores más importantes de la cinematografía nacional, un referente en la historia del cine, autor de La guerra gaucha, Pampa bárbara, El viejo Hucha, Los isleros, El último perro, Hijo de hombre y treinta títulos más. Según los especialistas y críticos, la escena de la batalla donde en actitud heroica Dominguito pierde la vida -con 5.000 extras- no fue superada en la historia del cine épico nacional.

Lucas Demare.
Lucas Demare.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©