El Gea

Argentina, Brasil y EUA.
De la Triple Alianza al MERCOSUR (1870-2002) (IV)

Moniz Bandeira y la comunidad sudamericana de naciones

Por Alberto J. Sosa


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Dichas relaciones de confianza permitieron que Argentina, Brasil y Chile opusiesen resistencia común a la política de EUA, en el caso Alsop (Chile 1909), en el caso de la elección presidencial en Panamá, en la revolución en Nicaragua, la garantía del préstamo a Honduras y cuando las tropas de EUA invadieron territorio mexicano (Veracruz 1915). En éste caso y luego de la Conferencia de las Cataratas del Niágara, el ABC logró una salida negociada de las tropas estadounidenses del territorio azteca. El ABC puede considerarse como un precursor del Grupo de Contadora y su Grupo de Apoyo (actual Grupo RIO).

Así llegamos a la crisis del ´30(XX), cuando en Argentina se produce el primer golpe de estado que desaloja del gobierno al Presidente Yrigoyen e instaura la dictadura de Uriburu y más tarde el gobierno del general Agustín P. Justo. En estos tiempos, la Argentina aún presentaba ventajas económicas y militares respecto de Brasil. Pocos días después del golpe militar argentino (Septiembre 6, 1930), se produce un golpe militar en Brasil (Octubre 3, 1930), liderado por el gobernador de Río Grande del Sur, Getulio Vargas, respaldado por sectores militares nacionalistas que aspiraban a industrializar el país y a relajar la dependencia económico-comercial con EUA. Mientras en Argentina, los grupos económicos tradicionales retornaban al poder político, en Brasil se configuraba un bloque político hegemónico alternativo compuesto por el estamento militar, sectores medios, el proletariado y ganaderos gauchos y mineiros productores de carne y leche para el mercado doméstico. Getulio firmó el Tratado de Comercio y Reciprocidad con EUA (1934) y el Tratado de Compensaciones con Alemania, que devino su principal proveedora de manufacturas y su segundo mayor cliente de commodities, entre 1934/38. Argentina, por su lado, firmaba el Pacto Roca- Runciman (1933), con el Reino Unido para mitigar la crisis.

En estos años, a pesar de las diferencias respecto de la guerra del Chaco, el Presidente argentino Agustín P. Justo visitó Río de Janeiro (1933) para suscribir diversos Convenios con su homólogo de Brasil como el Tratado de Comercio y Navegación y un Protocolo Adicional que solucionaron el atascamiento existente en las negociaciones sobre trigo y yerba mate.

Sin embargo, lo más destacable fue la firma del Tratado Antibélico de No Agresión y de Conciliación (Octubre 10, 1933) por Argentina, Brasil, Chile (con reservas), Paraguay, Uruguay y México y el llamado de Vargas y Justo a los Presidentes de Bolivia y de Paraguay para que cesasen la Guerra del Chaco.

Para Moniz, el Tratado Antibélico configuró, bajo ciertos aspectos, la reedición del Tratado de No Agresión, Consulta y Arbitraje (más conocido como ABC,1915), al condenar las guerras de agresión y establecer que los litigios territoriales entre los signatarios debían resolverse a través de métodos de solución pacífica. Por otra parte, este Tratado asentó el principio de la cooperación entre las grandes Repúblicas del Sur. Por su parte, Vargas visitó la Argentina (1935) e inauguró la avenida Corrientes (Ciudad de Buenos Aires), que sustituyó a la Corrientes angosta.Las relaciones bilaterales se acercaron, durante las administraciones de los Presidentes Vargas y Justo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©