El Gea

Mutilaciones de Ganado en Argentina 2002 (XL)
El Informe Total

Por Gustavo Fernández - MysteryPlanet / Al Filo de la Realidad

PRIMERA PARTE



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Finalmente, agregó: "Para mí, que vivo en el campo desde que nací, la noche y el día fueron siempre una misma cosa. Pero ahora, salgo acompañado y miro para arriba".

Marta de Signorelli, de la zona rural de Saira, se hallaba el martes por la mañana en su vivienda junto a su hijo de 9 años, cuando sintió que el ganado "estaba como espantado". Entonces dejó el lampazo, abrió la puerta, salió y vio un aparato blanco y una luz roja que la encegueció.

La mujer, de 56 años, comenzó a sentir un gran calor, se quitó algunas ropas, sus piernas no le respondían. Sentada, después de unos instantes, llamó a su hijo para que la ayudara. Así fue que alcanzó luego el teléfono y pudo pedir ayuda. Poco después fue trasladada desde ese campo, situado a 15 kilómetros de Noetinger, hasta esta localidad, donde un médico comprobó que "tenía un pico de tensión de 24", según lo explicó ayer a EL DIARIO su madre, Ida Gianini viuda de Garabello.

Marta se quedó en la casa de la madre y relató muchas otras cosas referidas a su visión o avistamiento. Uno de los datos fundamentales es que todavía veía con una tonalidad rojiza de fondo. A la misma hora en que la mujer fue sorprendida por la luz, se produjo el corte de energía al que alude el empleado de EPEC en la nota central.

"Una luz nos pasó y nos detuvo el auto" Tres jóvenes oriundas de la localidad de Leones regresaban hacia esa ciudad en la madrugada del domingo luego de haber estado bailando en un local de Noetinger.

Cuando se hallaban en pleno viaje por la ruta a bordo de un Renault 12, vieron lo que en principio les pareció un automóvil con la luz alta, que venía de frente. Enseguida la conductora comenzó a hacerle señas de luces para que bajara la potencia de las suyas, puesto que la estaba encandilando. No hubo respuesta alguna...

"La luz tardaba y cada vez encandilaba más. Nos tiramos a la banquina y vimos cómo nos pasaba por encima. Enseguida nos dimos cuenta de que se había detenido el auto", explicaron.

El hecho fue narrado por las jóvenes a un docente que viajó luego a Noetinger a dictar clases y refirió la historia. El horario en el que sucedió este hecho coincide con la hora referida por Luis Marcelino respecto del momento en el cual fue a encender el generador y nunca pudo hacerlo... Volvería en sí arriba del tinglado...





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©