El Gea

Mutilaciones de Ganado en Argentina 2002
El Informe Total

Por Gustavo Fernández - MysteryPlanet / Al Filo de la Realidad

SEGUNDA PARTE



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Dedicaremos esta segunda parte del informe que hemos preparado a repasar algunas concordancias significativas, así como a destacar algunos hechos particularmente insólitos que nos darán no sólo una perspectiva diferente de estos episodios, sino también -y muy especialmente- nos encolumnarán detrás de la comprensión cabal de la teoría explicativa a la cual elegimos atenernos. Una teoría que, obvio es decirlo, hoy por hoy sigue siendo sólo eso -una teoría- pero abarcativa del fenómeno, no sólo a nivel local sino aplicable a su contexto mundial, del cual no debemos olvidarnos en ningún momento. Porque el principal error en que parecen haber caído tanto los técnicos oficiales abocados a su explicación como buena parte de la prensa de esta parte del planeta, es haber perdido la perspectiva global del fenómeno de las mutilaciones. Un fenómeno que, siempre es bueno recordarlo, no sólo no ha sido explicado exhaustivamente por las comisiones oficiosas que en distintas naciones se abocaron a su estudio -lo que pone en una posición casi ridícula a las autoridades argentinas, presuntamente capaces de develar lo indescifrable a través de los años para entes con mayor experiencia y más amplios recursos aplicados al mismo enigma- sino que trasciende el marco temporal contemporáneo, extendiéndose hacia atrás en el tiempo a épocas remotas donde, con otro contexto, el eje central giraba sobre las mismas depredaciones. Así, el investigador norteamericano Scott Corrales nos recuerda que durante el reinado del emperador Antonino Pio, el cronista Pausanias tuvo la oportunidad de investigar las mutilaciones producidas en la ciudad griega de Tanagra, donde una criatura descrita como "un tritón" salía del mar por la noche para matar el ganado. Hoy, no son criaturas más o menos mitológicas las que enmascaran el fenómeno, sino presuntas naves extraterrestres, casi de la misma manera como la actual y fuertemente "alienígena" saga de las abducciones por "grises" y otros "visitantes de dormitorio" encuentra en el Medioevo su relato con íncubos y súcubos que asaltan sexualmente, torturando en las noches a piadosos humanos, o la aparición de hadas y duendes secuestrando niños de tierna edad para devolverlos saltando barreras temporales. No obstante, no seríamos sinceros con el espíritu de esta investigación si sólo estableciéramos una relación entre naves desconocidas y secuestro de ganado (y su posterior mutilación) en lo que podríamos definir como "época contemporánea" de los OVNIs.

Recordemos, en este sentido, el caso del granjero Alexander Hamilton.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©