C. Sanchez

Autoridad y Poder (I)




Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Todo grupo de individuos dentro de un ámbito cualquiera requiere de una autoridad formal y legítima para su dirección. Tal afirmación es fácilmente evidenciada cuando vemos cómo en un grupo de personas siempre surge alguien quien pretende o intenta dirigirlo o en su defecto el mismo grupo lo selecciona. Un claro ejemplo son las sociedades intermedias como empresas, universidades, asociaciones profesionales, iglesias y muchas otras, donde su dirección está a cargo de una autoridad constituida de acuerdo a sus estatutos y normativa interna. Vemos como en un estado con sus propias características, normativa legal y territorio bien delimitado, el poder está representado desde el Jefe del Ejecutivo hasta el último hombre encargado de la seguridad y el orden. Todos ellos tienen el carácter de autoridad y ese carácter proviene precisamente del cargo que ostentan. En cuanto dejan el cargo, pierden la autoridad.

También existe otro tipo de autoridad la cual emana directamente de la personalidad del individuo, es decir de sus cualidades particulares, tales como conocimientos, personalidad, carácter, habilidades y destrezas, y cuyas opiniones, ideas y decisiones son respetadas y apoyadas por el grupo del entorno donde se desenvuelve. Entonces toda persona posee una autoridad moral o personal, para mí la más importante, y otra relacionada directamente con el cargo que desempeña.

Autoridad moral es lo que necesita nuestra sociedad, nuestras organizaciones, nuestro país. Con el transcurrir de los años, hemos ido experimentando una pérdida de valores que han generado un inmenso auge de inmoralidades, injusticias, falta de honestidad, falta de credibilidad y falta de confianza en las personas y en todos los niveles de las organizaciones. Esta es una de las tareas fundamentales de los gerentes y líderes en las organizaciones, fomentar la autoridad moral, luchar por la equidad y por razones justas en las decisiones que se tomen dentro de las mismas. Debemos recordar que las decisiones de los líderes tienen un impacto social y en la conducta de las personas. La actitud de un gerente tiene significante importancia tanto dentro como fuera de la empresa por que conlleva consecuencias éticas que reflejan su gestión como jefe y que pueden afectar positiva o negativamente la imagen de la organización.

Actualmente muchas organizaciones están siendo dirigidas por personas que no son las mas idóneas, quienes han llegado no por sus propios méritos sino por influencias externas, favoritismo, son profesionales deshonestos y sin autoridad moral para dirigir a otros. Cuando esta clase de individuos son las que dirigen las organizaciones, no existe la honestidad, se pierde la confianza y no se puede esperar la elaboración final de un buen producto terminado o simplemente la prestación de un buen servicio. Esto es una realidad que estamos viviendo y por la cual debemos todos en forma conjunta luchar para eliminarla. ¿Cómo hacerlo? Uniendo esfuerzos, sabemos que en la unión está la fuerza. En base a ello, yo los invito a que todos juntos, desde nuestros hogares y lugares de trabajo, cumplamos honestamente con nuestras responsabilidades, busquemos el bien común y seamos útiles a los demás; de esta manera crearemos una base de valores, de principios, de honestidad y por ende eliminaremos esa atmósfera viciada que poco a poco ha ido creciendo y tratando de envolvernos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©