El Gea

Orson Welles en la Legislatura porteña (V)

Por Martín Garcia


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

No paso nada, Señora, Señor, joven, Italia vivio durante años y años en el tercer o cuarto lugar en el mundo con su pujante industria, su afamado diseño y sus calles ocupadas por obreros dia a dia, de huelga en huelga y de paro en paro, manifestaciones, corridas, piedras y gases entre estudiantes y policias, sin perder su lugar privilegiado entre las primeras potencias mundiales. Si cualquiera que haya estado alla, sabe que, en Argentina, trabajan el doble que en Italia o en España. Hasta los piqueteros, trabajando de piqueteros, trabajan mas que los obreros italianos. Mas horas, con mas esfuerzo, con muchísimo menos de remuneración y otras facilidades.

Alli vemos a los pulcros legisladores macristas, ofendidos por la ofensiva trava, y en el centro de la escena, elegante y distinguido Santiago de Estrada declarando que la Democracia no sera mancillada con la violencia, refiriéndose, seguramente, a cuando el era Secretario de Seguridad Social del proceso de reorganización nacional, que, como todo el mundo sabe, era un modelo, no violento, de democracia. Solo se mataban bebes de un tiro en la nuca, o se acostaba detenidos en una parrilla como si fueran achuras o entrañas. Si no lo creer, dese una vueltita por el Nunca Mas y averigue detalles de la masacre de Margarita Belen o cualquier otra. Cuando se violaba a las detenidas, reiteradamente, y se le quitaban los hijos para darlos en tenencia a familias decentes.

Hopocrecias de la Argentina cipaya y oligarquica.

Operaciones de los grupos profesionales que se dedican a eso financiados por los amigos del poder financiero internacional. Amigos suyos, dira Ud. No mios tampoco.

Algunas cosas les han salido mal. Por ejemplo, ello calcularon que los pobres arrojados a la miseria se convertirían en delincuentes faciles de cazar en cualquier esquina, como un deporte, pero no, la gente criollaza es gente humilde pero honrada, se convirtieron en trabajadores, correteando el cartón, hicieron un ejercito de cartoneros para marchar al trabajo con alegria y orgullo de ganarse el pan con su trabajo. Jóvenes, viejos, familiares, hermanos, vecinos, como un canto al trabajo desfilando con sus carritos de arpillera juntando cartón, comiendo de la basura, si era necesario, para sobrevivir, para ser dignos, ante sus propios ojos y los de sus hijos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©