El Gea

Mutilaciones de Ganado en Argentina 2002 (IV)
El Informe Total

Por Gustavo Fernández - MysteryPlanet / Al Filo de la Realidad

TERCERA PARTE



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Es paradigmático este caso: Una hora. Ese fue el tiempo en que el productor Enrique Kampmeier tardó en regresar a buscar una vaca que se había retrasado mientras trasladaba al resto del ganado, cerca de trescientas en 430 hectáreas, de un cuadro a otro. Cuando llegó, el animal ya estaba muerto y mutilado.

¿Es posible que las mutilaciones se produzcan con el animal vivo? Al menos, esta posibilidad podría deducirse de los hechos que relata Kampmeier.

"La vaca estaba un poco mareada. Se quedó parada y no caminó más. Si bien no nos acercamos mucho, porque debíamos llevar a la aguada al resto del ganado, es indudable que algo ya había pasado", aseguró Kampmeier. Este es el primer caso de una res que aparece mutilada, cuando tan sólo sesenta minutos antes había sido observada con vida. Según el productor, a la vaca -del tipo careta, mezcla Angus y Hereford, de 450 kilos- le faltaba el ojo izquierdo, el ano y tenía la lengua cortada. A diferencia de otros casos, aquí estaban las orejas y la ubre, por ejemplo.

-¿Puede alguien haber ingresado al campo por otro lado, mutilar a la vaca y escaparse?

-No, es imposible. Si sólo estamos a 700 metros y, como pueden observar, el terreno totalmente plano. Además, nosotros estábamos ahí. Insisto: eso es imposible.

-¿No sintieron ningún ruido? ¿No había olores alrededor?

-No. Tras la primera sorpresa, lo que hicimos, en forma instintiva, fue mirar hacia el cielo.

Luego nos pusimos a buscar en los alrededores. Inclusive, mi hijo hizo una recorrida hasta los alambrados. Y nada. "También hicimos consultas con nuestros vecinos, que justamente estaban trabajando esa tarde. Y no vieron, ni sintieron nada".

-¿Tampoco huellas, ni sangre en los alrededores?

-Nada. Tampoco ningún animal raro, o algo que pueda haber provocado esas heridas. Lo único que se advierte es que movió un poco las patas mientras estaba tirada. Nos dimos cuenta por el desplazamiento de tierra en ese lugar.

-¿Y el animal tampoco tenía restos de sangre?

-No. La sangre estaba coagulada. Como si se hubiera trabajado prolijamente en círculos. "Lo único que nos llamó la atención es que en principio el ganado no quería dirigirse a la aguada. Esto lo hacemos siempre y ellas lo hacen naturalmente, pero esa vez tuve que empujarlas con la camioneta".





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©