El Gea

La salvación de Don Quijote (III)

Por Carolina Risso


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Es así que la emancipación del artista y la idea de propiedad intelectual aportan una visión de orgullo al artista, pero esto se suma a la crisis del momento. Se trata de un sentimiento de "desengaño: si bien se conquista una región de conocimiento de sí mismo y de un conocimiento de la verdadera naturaleza de este mundo temporal"[7], el hombre se empequeñece.

Entre esta dualidad, esta oposición entre este mundo y el otro, entre la existencia corporal y espiritual surge "la fundamental vivencia de la política realista, es decir, de la experiencia de que la idea pura, no falsificada, sin concesiones, no puede realizarse en la tierra, y que, o hay que sacrificar la pureza de la idea a la realidad o la realidad habrá de quedar intocada por la idea"[8]. El artista, el hombre, tiene plena conciencia de sí mismo, siente orgullo y vergüenza de su condición, todo es crisis, todo es dualidad entre el mundo real y el mundo de las ideas.

Analizado en este clima, el Quijote, es muestra de esa crisis. Quijote es brillo y gran esplendor, pero también es desilusión ante el descubrimiento de que el predominio de los ideales caballerescos es una ficción. En la obra hay dos "realidades", dos mundos en pleno cruce y hay conciencia interna de estas relaciones. "El texto de Cervantes se repliega sobre sí mismo, se hunde en su propio espesor y se convierte en objeto de su propio relato para sí mismo"[9]. Aquí está la muestra de esa conciencia de la convergencia del tiempo y espacio real con el tiempo y espacio ficcional. Conciencia de un tiempo crítico donde también a través de la parodia aparecen huellas de lo pasado. Sin embargo la obra de Cervantes no es sólo una parodia de las novelas de caballerías, es el develamiento de una época, de una realidad que aparece dura y desencantada en la que "a un idealista no le queda más que atrincherarse detrás de su idea fija"[10] y allí protegerse.


Notas:
7 Wardropper, Bruce. 1980 . "Siglo de oro: Barroco" en Rico, F. (comp.) Historia y crítica de la literatura española. Vol. 3. Crítica. Barcelona.
8 Hausser, Arnold. 2002. "La época de la política realista" en Historia social de la literatura y el arte. Debate, S.A. O´Donell, 19,280009. Madrid. Tomo I.
9 Foucault, Michel. 2003. "Representar" en Las palabras y las cosas: Una arqueología de las ciencias humanas. 2ª edición. Buenos Aires. Siglo XXI. Editores. Argentina. Septiembre.
10 Hausser, Arnold. 2002. "La segunda derrota de la caballería" en Historia social de la literatura y el arte. Debate, S.A. O´Donell, 19, 280009. Madrid. Tomo I.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©