El Gea

Cambio musical, devoción y procesos sociales:
análisis etnomusicológico de la procesión de Bandas de Sikuris del Abra de Punta Corral (X)

Por Ignacio Moñino - Universidad de Buenos Aires


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La participación juvenil ha producido un aumento considerable en el número de bandas que participan en la actualidad, alcanzando el registro máximo de 58 bandas para Semana Santa de 2004. Los jóvenes han introducido nuevas formas de tocar, de percibir y de vivenciar la música. Así sea la inclusión en el repertorio de música popular, como ser melodías de cumbia villera, de grupos folkloricos, de rock, etc. o el abandono paulatino de costumbres "conservadoras" para la ejecución musical. Muchos sikuris manifiestan que anteriormente, los padres y abuelos de ellos, eran muy rigurosos con la calidad del sonido. Se enojaban y los castigaba con pequeños golpes si tocaban mal. Ahora cualquier joven que consiga un siku puede unirse a la banda y será aceptado, podrá ir practicando durante el trayecto año a año. No debe pensarse esto como una pauperización cultural, porque si bien antes existía una rigurosidad mayor con respecto a la calidad musical, ahora ha aumentado considerablemente la participación de personas que produce un perfeccionamiento a nivel individual y grupal. También la intervención juvenil ha generado la apertura de numerosas bandas, fenómeno que crece ampliamente año a año, logrando no solo que la perpetuidad del evento se siga dando, sino que un refinamiento musical sea perseguido.

Además, el pertenecer a una Banda es un medio fundamental para la sociabilidad y no tanto como característica necesaria para ser un promesante debidamente correcto, durante los días de Semana Santa. Solo durante esa fecha muchos sikuris ejecutan el siku, con excepción de los más jóvenes que suelen practicar a lo largo del año.

La relación entre las esferas musicales y otras esferas sociales supondría la existencia de sistemas totalmente distintos pero íntegramente relacionados, lo que llevaría a pensar si el sujeto obra en relación a las reglas de un sistema o de otro. Esto quiere decir, que el sujeto le daría fundamental importancia a los elementos de un sistema por encima de otro según su voluntad. Pensar que el sikuri obra según actos que lo insertan de una manera más apta a la sociedad, en vez de asegurar que lo hace por una intención meramente de devoción religiosa, no implicaría los mismos supuestos.

Quizás la importancia de formar parte de una banda lo sea sólo durante ese período del año, ya que durante el año muy pocos sikuris manifiestan continuar ejecutando el instrumento y, de hecho, cuando las bandas vuelven a juntarse para concurrir a Sixilera a buscar y acompañar otra Virgen, disminuye mucho el número de bandas y de los sikuris dentro de una misma Banda. Por ejemplo, "Los Veteranos de Tilcara" que llegan a nuclear un promedio de 60 personas cuando suben anualmente a Punta Corral, disminuyen a menos de la mitad en septiembre, durante la peregrinación que concurre al Santuario de Sixilera. Este fenómeno es debido a que la sociabilidad durante los días de Semana Santa se hace mucho más importante, ya que el pueblo se tiñe de "fiesta" (como ellos mismos dicen al hablar paradójicamente de un supuesto acto de peregrinación religioso y de devoción católica).





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©