Gabriela Mejia

Cuba, Estados Unidos y el Imperialismo en la Historia reciente (I)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Al respecto de Cuba:

"Si el pueblo quisiera solicitar humildemente más pan o más misericordia la comandante militar bajo cuya custodia se halla, primero tendría que obtener un permiso. Sin él, ninguna reunión podría llevarse a cabo, y aunque se obtuviera tendría que ser revisado por un lugarteniente enviado por el comandante."

El lector supondrá: lo dijo un estadounidense...

Al respecto de ellos mismos, los estadounidenses:

"La Oposición nos dice que no debemos gobernar pueblos sin su consentimiento. Yo respondo: el dictado de la libertad conforme al cual todo gobierno justo deriva su autoridad de la voluntad de los gobernados aplica solamente a aquellos que son capaces de auto-gobernarse. Gobernamos a los indios sin su consentimiento, gobernamos nuestros territorios sin su consentimiento, gobernamos a nuestros hijos sin su consentimiento. ¿Cómo saben ellos que nuestro gobierno es un gobierno sin su consentimiento? ¿Preferiría o no el pueblo de [_________] el gobierno justo, humano y civilizador de esta República a los poderes bárbaros y sangrientos del pillaje y la extorsión de los cuales lo hemos rescatado?

Esta vez se equivocó...no lo dijo Bush, ni su peculiar Secretaria de Estado. Para cuando fue escrito lo anterior ella no podía emitir juicio alguno y no sólo por ser mujer si no por ser de color (que joda para la "Miss Imperialista" ¿no?), ya que existiría algún Código Negro (o cláusula restrictiva en la Constitución Estatal) que impediría que ella pudiera obtener el título de ciudadana estadounidense, aun después de la Guerra Civil, de la que se siente tan orgullosa la nación a que me refiero por ser el vivo ejemplo de la lucha por las libertades más básicas y en contra de la esclavitud. Como si a los abolicionistas norteños les hubiera importado mucho la convivencia interracial más que estar a la moda del liberalismo internacional. Y como si no hubiera casos documentados de amos sureños que regalaron la libertad a sus esclavos, como Dred Scott, o juicios promovidos por grandes terratenientes para contraer matrimonio con alguna de sus esclavas y así poder heredar a los descendientes mestizos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©