Conozca a los creadores de Andinia.com

Humo y dinero (I)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En el mundo mucha gente malvive con 1 Euro diario...a un ciudadano europeo desinformado quizás le parezca increíble, quizás también a un estadounidense preocupado por como la guerra de Irak puede afectar a su bolsillo. Puede que alguno de ellos piense: "Yo cada día me gasto $2,25 Euros en un paquete de cigarrillos". El 60% de la gente malvive en el mundo con menos de esa cantidad al de dinero al día.

¿Queda claro que intoxicarse voluntariamente es un lujo? Creo que no se insiste lo suficiente sobre este hecho innegable.

El comercio a llevado al mundo a contradicciones realmente malvadas, demoníacas, que ya nadie con un poco de "visión de juego", puede obviar.

Para quien le importe: ¿qué hacer? Evidentemente no podemos "salvar el mundo" (el de los humanos), pero al menos (algunos) podemos aspirar a dejar de lado la hipocresía como forma de vida.

Evaluar nuestras acciones, y que estas coincidan con nuestras prédicas y viceversa. No tener una doble moral. Y sobre todo: ser absolutamente estrictos en esto, no quedarse en medias tintas.

Si creemos, por ejemplo, que tenemos el derecho de fumar cuando otro se muere de hambre, digamos directamente "no me importa en lo más mínimo que alguien se muera de hambre, si eso implica que yo pueda matarme voluntariamente cuando me plazca", o "es necesario que muchos miles mueran cada día para que yo sea "feliz" con mi vicio, soy culpable y lo admito"...o bien, dejemos de fumar...o bien, no nos lamentemos por el hambre en el mundo, ya que nosotros somos tan culpables de ella como el resto de los que apoyamos con nuestro consumo la maquinaria que crea esta triste realidad.

Esto puede ser aplicado (o no) por la organización humana básica (el individuo) o por las instituciones o gobiernos de cualquier tipo.

Los políticos son el ejemplo más lamentable de los representantes y defensores / justificadores de esta actitud hipócrita ante la vida: haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago. La apariencia y la mentira, el maquillaje y ocultamiento de lo que creen realmente, pinta la cara y las actitudes que muestran día a día estos estereotipos perfectos del ser humano consumista: lamentar los males del mundo, llorar por los que sufren, sin admitir nunca, sin pensar siquiera, que todos y cada uno son, como ciudadanos, responsables con sus actitudes cotidianas de los males del mundo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©