El Gea

Guía roja y verde de alimentos transgénicos (III).

Por Greenpeace España - Tercera Edición.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

¿En nuestros platos?

El maíz, la soja o sus derivados industriales están presentes en más del 60 por ciento de los alimentos transformados, desde el chocolate hasta las patatas fritas*, pasando por la margarina y los platos preparados.

Por otra parte, un alto porcentaje del maíz y de la soja que llegan a España provienen de países que cultivan transgénicos a gran escala, como Argentina o Estados Unidos.

Desde que la nueva legislación de etiquetado entró en vigor, los "Observadores de transgénicos" de Greenpeace han verificado las etiquetas de gran cantidad de productos alimentarios en las estanterías de nuestros mercados. Hasta la fecha, en la UE han aparecido muy pocos alimentos etiquetados como trasngénicos. Esto refleja la política de las empresas, aunque algunas aún se resistan a confirmar a Greenpeace que han abandonado el uso de transgénicos. La mayor parte de las multinacionales han adoptado una política común para todos los países de la Unión Europea, y en algunos casos incluso a nivel mundial.

A pesar de ello, en España todavía entran del orden de 6 millones de toneladas anuales de materias primas transgénicas y se cultiva, según la industria de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM), unas 58.000 hectáreas de maíz transgénico (España es el único país de la UE cuyo Gobierno ha venido tolerando desde 1998 su cultivo a escala comercial).

¿Cuál es el destino de estos transgénicos?

Los OMG entran masivamente en la cadena alimentaria a través de los piensos utilizados para alimentar animales. Si bien la ley obliga a etiquetar los piensos transgénicos, no sabemos si la leche, la carne o los huevos que consumimos provienen de animales alimentados con piensos transgénicos porque la legislación no obliga a etiquetar el producto final. ¡Sin embargo, los riesgos para el medio ambiente y para la salud global del planeta son los mismos!

Si esto sigue así, los transgénicos continuarán invadiendo nuestros campos y harán de la agricultura una práctica aún más insostenible. Greenpeace trabaja ahora para erradicar los trasngénicos también de los piensos y producirá en los próximos meses una Guía roja y verde que incluirá productos derivados de animales.

Debemos exigir a las empresas que digan NO a los productos derivados de animales alimentados con estas peligrosas cosechas.


Notas del Editor.
* Conocidas también como "papas fritas" en gran parte de Sudamérica.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©