Conceptos físicos aplicados al buceo o submarinismo (VI)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Deberes y atribuciones de los buzos deportivos o recreativos

Buceo: afecciones, enfermedades y primeros auxilios (I)

Planificación de buceos: fórmulas, cálculos y tablas para buceo deportivo o recreativo (I)

Maniobras de compensación para buceo o submarinismo

Equipo para el buceo deportivo y recreativo

Algunas medidas higiénicas y de seguridad para la práctica de actividades acuáticas

Bodyboard ¿y algo que no debería hacerse...?

A favor de la verdadera pesca deportiva

Normas para la prevención del contagio de enfermedades en deportes acuáticos (I)

Productos y servicios relacionados

Equipo y servicios para deportes náuticos

Óptica

Conocer ciertos principios ópticos es útil para saber cómo se comporta la luz bajo el agua y, como buzos, estar preparados para ello. Estos principios son

Reflexión

La reflexión de la luz hace referencia a la luz que penetra una superficie dada (en este caso, el agua) y la parte de ella que se refleja. Esta reflexión depende del ángulo con que incida la luz en el agua: cuanto más perpendicular sea la fuente de luz de la superficie del agua a la que afecta, mayor luz penetrará a su interior.

Si pensamos en la fuente de luz natural por excelencia, el Sol, debemos considerar que cuando este se encuentra en el cenit, o durante el mediodía natural (que no necesariamente coincidirá con el mediodía que marque nuestro reloj) la luz reflejada, es decir, que se "pierde" o que no ilumina bajo el agua, será de alrededor del 2%. Dos horas antes (mañana) o después (tarde) de este mediodía natural, este porcentaje se incrementa a un 17%, y más tarde aún (atardecer) o más temprano aún (amanecer) la luz se reflejará en un 35% o más.

Cuando buceamos queremos ver abajo del agua, obviamente, lo mejor posible, y como para ello necesitamos luz, con los datos anteriores podemos deducir que la mejor hora para realizar inmersiones es durante el mediodía.

Refracción La refracción de la luz es la desviación que esta sufre al pasar de un medio a otro. En nuestro caso, del agua al aire, o viceversa. Esto sucede porque la luz viaja más rápido por el aire que por el agua. El efecto óptico se comprueba a sumergir (por ejemplo) una mano en el agua, y ver como aparenta estar "quebrada" a nivel de la superficie del agua.

Cuando buceamos lo hacemos con máscara, que permite que veamos bajo el agua al generar un espacio con aire frente a nuestros ojos (nuestros ojos no están preparados para "entender" la velocidad de la luz que en el medio acuático, por eso necesitamos aire frente a ellos). Pero que veamos no significa que veamos tan bien como lo hacen los peces. Aquí el efecto de refracción hará que los objetos parezcan un 1/3 más grandes y 1/4 más cercanos de lo que en realidad están.

En la práctica, esto puede causar cierta desorientación al principio, ya que, por ejemplo, calcularemos mal y creeremos que podemos tocar algo, cuando "nos quedamos cortos", porque en realidad está más lejos (por suerte el cerebro se acostumbra rápido, y en seguida nos adaptamos a ese "error" de descoordinación óculo-manual). O quizás vea ese tiburón que tanto lo asusta más grande de lo que en realidad es...eso sí, no se olvide que además estará más lejos de lo que parece...¡por suerte! (broma aparte, no olvidemos que los tiburones son más pacíficos de lo que su fama indica).

Absorción

El agua constituye un "filtro" que "absorbe" parte de la luz en función de la profundidad. Esta absorción se va dando en los diferentes colores del espectro que compone la luz, por lo que, literalmente, vamos quedándonos "sin colores" a medida que descendemos. Por suerte los colores se restablecen si les aplicamos luz artificial...pero esto, en buceos diurnos, normalmente no es posible, por lo que un buzo verá el mundo submarino coloreado de forma diferente en función de la profundidad, más allá de que las fotos con una buena cámara (con un buen flash y/o sistemas de iluminación) después nos muestren toda la gama de colores que no observamos en el momento.

Así, sucede que el primer color que desaparece e es el rojo a alrededor de los 3 metros, le sigue el naranja a los 5, el amarillo a los 10, el verde a los 20, el azul verdoso a los 25 y el azul grisáceo a los 30.

Difusión

La luz se difunde por las partículas en suspensión que se encuentran en el agua. Esto se hace más evidente cuanto más partículas haya, por tanto, cuando el agua es más turbia. Importa tener esto en cuenta ya que, en aguas turbias, y pese a lo que podríamos pensar en un principio, iluminar no hará que veamos más, sino menos, ya que la luz "revotará" (si difundirá o reflejará) en las partículas suspendidas, creando un efecto similar al que se da cuando se ilumina la niebla con luces convencionales.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com