Espeleología: sistemas de iluminación a gas y eléctricos (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Espeleología y exploración

Equipo para la práctica de la espeleología (I)

Medio cavernícola: al aire libre no tan libre

Espeleología: sistemas de iluminación a gas y eléctricos (I)

Espeleología: recomendaciones para principiantes

El Güeyu Deva (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Equipamiento para defensa personal

Equipo de supervivencia

Alguien que no conoce de espeleología puede pensar que otro tipo de sistema de iluminación que no sea el eléctrico es ya obsoleto. Sin embargo, el fuego es el más usado por los profesionales de las cavernas.


Explorando una cueva
Explorando una cueva

Nos referimos al fuego generado por los llamados "carbureros", es decir, generadores o reactores de acetileno que funcionan a base de carburo de calcio (C2 Ca) para producir una llama quemando este gas (acetileno) que se genera al mojar el carburo.

La mayoría de los espeleólogos lo siguen usando, y como principiante en esto, nos preguntamos en su momento por qué un sistema tan "antiguo" (las lámparas de carburo se inventaron a finales del siglo XIX) seguía vigente...la respuesta es que tiene más ventajas que el uso de linternas, sobre todo cuando se usa mucho a lo largo del tiempo. Algunas de estas ventajas son:

Es más barato. Porque el carburo cuesta menos que las pilas o baterías, incluso que las recargables (y bajo tierra no podemos recargarlas, obviamente...).

Rinde más. Ilumina durante más tiempo (más del doble) que cualquier linterna que use pilas.

Pesa menos. No sólo pesa menos que las baterías, sino que una vez consumido el carburo, pesa todavía menos, en cambio las pilas siguen pesando lo mismo estén cargadas o descargadas, obviamente. Con alrededor de 450 gramos de carburo se puede obtener 9-10 horas de luz de buena intensidad.

Es más predecible. Se sabe con precisión cuanto tiempo de luz le queda a uno, en función de la carga o combustible que quede, a diferencia de las pilas, que se suelen agotar sorpresivamente.

Es más seguro. Las pilas pueden no funcionar por variaciones de la temperatura, y golpes, humedad, etc. Si un carburero se estropea por lo que sea, puede reapararse relativamente fácil, porque es un sistema mecánico, no eléctrico (normalmente si una pila deja de funcionar, deja de funcionar y listo...).

Son útiles en situaciones de supervivencia. Si falta el oxígeno, la llama puede indicárnoslo al disminuir. Además, pueden servirnos para calentarnos.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Diccionario de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com