Esquiar con niebla


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Esquí, diferentes estilos y modalidades (I)

Esquí y ecología: como cuidar el medio ambiente esquiando

El equipo de aventura y supervivencia

¿Qué hacer bajo la lluvia? (I)

Protección contra el mal tiempo en las excursiones (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Como su nombre lo indica, las gafas de ventisca o gafas de esquí, conocidas también como antiparras de esquí están pensadas para evitar en primera instancia el que nos ciegue la nieve que vuela durante una ventisca y pararnos el viento que se desarrolla al esquiar a grandes velocidades o en condiciones climáticas adversas. Por eso mismo no sólo las usan los esquiadores, sino también los montañistas que hacen alpinismo o alta montaña en invierno.


Gafas de ventisca
.

Lo principal que hay que saber sobre las gafas para esquiar o de ventisca es lo siguiente:

Tiene que ser flexibles para resistir a los golpes. De nada nos serviría unas que se rompieran, y en el proceso nos lesionaran, ante una caída. Evidentemente tiene que estar hechas a base de materiales plásticos.

No tiene que empañarse. Para ello tiene que disponer de la ventilación suficiente y/o de un doble "pantalla" (cristal o vidrio, normalmente plástico). Actualmente además la mayoría posee vidrios con tratamientos antivaho.

Paralelamente, tiene que amplificar la luz y protegernos de la radiación solar. Existen distintas tonalidades (al margen de los gustos) que buscan cumplir con estos cometidos. Actualmente esto es independiente del color y/o espejado que tengan o dejen de tener las gafas en cuestión, aunque en general las de tonos anaranjados o azulados son intensificadoras de luz, y las que son negras (que al reflejar no emiten primas de colores similares a los de un arco iris o un CD) no suelen serlo. A su vez, si son de marca, buenas o certificadas (CE, UIAA, etc.) normalmente todas cumplen con ofrecer protección total antes rayos UVA y UVB (similares a gafas o anteojos de sol de categoría 4). No hay que olvidar que, en condiciones normales, la nieve refleja el 80% de la luz solar, y si no hay condiciones climáticas adversas y nuestras gafas de ventisca no protegieran totalmente contra los rayos UV, lo mejor será usar unas gafas o anteojos de sol convencionales de máxima protección antes que unas gafas de ventisca.

Actualmente se clasifican las gafas, según su protección en las siguientes categorías:

- S1 : para usarse durante ventiscas, nevadas y/o mala visibilidad, dejan pasar entre un 43% y un 80% de luz solar.
- S2 : para usarse durante días nublados pero sin ventiscas o nieve, dejan pasar entre un 18% y un 43% de luz solar.
- S3 : para usarse en días soleados o despejados, dejan pasar entre un 8% y un 18% de luz solar.

Las gafas de alta gama tienen los cristales intercambiables, por lo que si uno quiere ser realmente polivalente, estas son las indicadas, ya que compramos unas con un cristal, por ejemplo de categoría S1, y a parte otros dos vidrios de repuesto de categoría S2 y S3, que podremos cambiar según las condiciones del tiempo.

Respecto de su utilización, hay que tener en cuenta:

- Se puede evitar que se forme vaho llevándolas colgadas al cuello cuando no se usan, no sobre la frente.
- Siempre hay que comprobar que estén en perfecto estado todas sus partes antes de su uso, tras una caída o un golpe, para evitar efectos indeseados.
- No usar las de categoría S1 cuando el sol es fuerte o el clima despejado.
- Nunca hay que usarlas manejando un vehículo, o como máscaras de protección para trabajos manuales o industriales, no están pensada para ello.
- Cambiarlas tras un golpe o caída importante ante cualquier señal de deterioro, o en su defecto (en caso de conservarse en buen estado aparente) a los 5 años de un uso intenso aproximadamente.

Respecto a su mantenimiento y almacenamiento, hay que considerar:

- Llevarlas en una funda o estuche adecuado (para evitar que se rayen).
- Como sucede con todos los anteojos, limpiarlas con un trapo o franela suave y limpia, para evitar que se rayen. Nunca usar alcohol para este fin.
- Si se mojaron con agua o con nieve, dejar que se sequen antes de guardarlas. Nunca secarlas cerca de una fuente de calor (fuego, calefacción).
- Guardarlas a una temperatura no superior a los 50ºC y a la sombra (nunca dejarlas dentro de un vehículo, por ejemplo).
- En caso de tener que limpiarlas, hacerlo con agua y jabón neutro, enjuagando o aclarando con agua templada y dejarlas secara al aire libre.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Diccionario Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com