Experiencia, confianza y seguridad en montañismo y otros deportes extremos


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Si es competitivo, no es montañismo, es anti-montañismo

Lo peligroso de las montañas y la altura

Montañismo y trekking: técnicas de marcha básica en montaña

Montañismo y trekking: técnicas para el desplazamiento por terrenos difíciles (I)

Ser o no ser guía de montaña (I)

Los refugios de montaña como una necesidad ecológica

¿Usar o no paraguas en la montaña? (I)

Consideraciones para subir el Volcán Lanín (I)

La altura y el ejercicio físico (I)

Los efectos de la altura en el ser humano (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Equipo para montañismo y escalada

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Una de las razones por las que nada reemplaza a la experiencia real se fundamenta en como trabaja la psique humana. El ser humano no se rige por lo que ve de forma objetiva, sino por hechos "valorados" que al relacionarse de alguna manera con sus miedos, sus creencias y sus sentimientos, afectan de una forma u otra a sus acciones, o su forma de reaccionar ante ellos.

Descendiendo al Roca del Tiempo
Ladera de la Roca del Tiempo.

Un ejemplo claro lo constituye el miedo a la altura. Este miedo puede no ser una fobia en la mayoría de las personas, pero es indudable que para casi cualquiera no es lo mismo estar parado en un escalón de 20 centímetros que bordea el suelo, que estarlo frente a un precipicio de 1000 metros de caída libre. Desde el punto de vista objetivo, la gravedad actúa igual tanto en el primer caso como en el segundo...pero mientras casi nadie dudaría en caminar con seguridad por el escalón, o incluso hacer equilibrio en un pie sobre él, sobre su borde; prácticamente nadie haría lo mismo frente al abismo que planteamos en el segundo de los casos. Esto lo sabemos muy bien los que nos movemos por regiones montañosas, o los que realizan saltos de trampolín.

Vemos entonces que los miedos muchas veces son consecuencia directa de instintos que buscan preservar nuestra supervivencia, instintos (como tales) irracionales. El problema es que muchas veces estos instintos están, por así decirlo "desactualizados". Es decir, sus reacciones ya no sirven para solucionar los problemas que antaño resolvían, sino que, muy por el contrario, los empeoran.

Por poner otro caso, el perder el control y salir corriendo despavorido presa del pánico podía ser una buena respuesta evolutiva cuando formábamos parte de una manada "no pensante". El que ahora nos ocurra eso en una manifestación, puede (por ejemplo) hacer que nos topemos con la carga de doscientos policías que nos abran la cabeza a base de golpes de porra... Ya que la tenemos, usemos la cabeza...(y no me refiero a usarla para recibir palazos precisamente... :) ).

Usar la cabeza implica ir domando a los instintos, sobre todo cuando estos reaccionan ante miedos "orgánicos", como es el miedo a las alturas que pusimos como ejemplo. En la práctica del montañismo, el esquí o el snowboard, por ejemplo, esto se traduce en que aquel que esté más acostumbrado o tenga más experiencia en lo que a moverse en lugares empinados se refiere, se va a desplazar con más seguridad que alguien que hace esto por primera vez o con menos experiencia relativa. Simplemente porque todo aprendizaje es cuestión de tiempo, y más cuando hay que vencer miedos.

Es por eso que la seguridad en montañismo va ligada a la confianza, confianza en uno mismo y en los demás (que muchas veces asegurarán la cordada en la que vamos), basada por tanto en la experiencia. Por poner otro ejemplo relacionado con las artes marciales, en judo y en aikido el miedo a caer, y la búsqueda de la superación de la reacción instintiva ante una caída, normalmente contraproducente. En paintball (sobre todo en paintball extremo), el miedo a ser "herido" impide o la lucha cuerpo a cuerpo, como si de una guerra real se tratara, pensar con claridad a los inexpertos

Por tanto, esto se aplica a cualquier deporte extremo y arte marcial en la que haya que superar no sólo barreras físicas, sino sobre todo barreras psicológicas, y muchas veces incluso desafiar el que pensábamos era nuestro mayor umbral de resistencia al dolor o a las situaciones críticas, situaciones de supervivencia... Y esto, por supuesto, es algo que todo buen guía o un líder de grupo debe no sólo saber, sino dominar en la medida de sus posibilidades.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com