Razones para explorar el espacio

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Hacia la exploración interestelar

¿Destrozaremos otros planetas?

¿OVNIS o ilusiones?

La ruleta de la exobiología

El espacio exterior

Factores humanos

Estándares demasiado elevados

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

Existen más motivos para explorar el espacio que para no hacerlo; frente a los costos que implica una actividad semejante hay personas e instituciones que aseguran que ese dinero o una buena parte de él se utilizaría mejor en otras áreas, pero se olvidan de calcular los beneficios.

Hay muchas necesidades para satisfacer en nuestro planeta: existe pobreza, injusticias, gobiernos despóticos, corrupción, contaminación, guerras, enfermedades, problemas con el medio ambiente y el clima y muchas cosas más que necesitan atención. Y frente a este contexto, el gastar miles de millones de euros en explorar el espacio exterior puede parecer algo superfluo pero en realidad no lo es y puede contribuir de forma directa o indirecta pero siempre decisivamente a resolver muchos de esos problemas de forma más eficiente. Aquí les presentamos una breve lista de los motivos por los cuales no hay que dejar de explorar el cosmos:

La exploración es parte de la naturaleza humana: si la rechazamos también estamos rechazando a nuestra propia esencia y nada bueno podría salir de ello.

El universo es mucho más vasto que el planeta en el que vivimos: como hay mucho más espacio ahí afuera, tiene mucho sentido que veamos de qué se trata. ¿Nos vamos a conformar con lo que ya conocemos? ¿Nos vamos a privar de nuevas oportunidades?

Atravesar barreras e impedimentos nos hace trascender como personas y cultura, y evolucionar como especie: Los grandes desafíos como el que representa viajar al espacio de por sí, y hacer progresar a la ciencia y la tecnología con ello aportan más a la humanidad que los pequeños desafíos, sin desmerecerlos, pero por una obvia cuestión de magnitud. Las razones políticas, el lucro y las ideologías son de corta vida; el conocimiento es para siempre.

La exploración contribuye al progreso científico, tecnológico y espiritual y estos a mejorar la calidad de vida de la gente, incluyendo la disminución de la pobreza: Solamente hay que pensar en la forma en la que los satélites de prospección ayudan a combatir la sequía, predecir los cambios meteorológicos y climáticos, favorecer las cosechas y hallar recursos naturales. La producción agropecuaria gracias a los avances en diversas ciencias y tecnologías, incluyendo la aeroespacial, se ha multiplicado en las últimas décadas. El dinero invertido en el desarrollo de estas actividades se ha aprovechado más que simplemente en tratar de usarlo en medidas de mayor impacto mediático o momentáneo.

La exploración abre la mente y despierta la imaginación: Muchos de los científicos y astronautas de hoy en día se inspiraron hace décadas viendo con sus padres por la televisión cómo se llegaba a nuestra luna. Basta con que imágenes de otros planetas, estrellas o galaxias inspiren a uno entre un millón para que este se convierta en un nuevo laureado Nobel.

Explorar y colonizar otros planetas permitiría que la especie humana se propague, evitando la sobrepoblación: Aunque no se hable mucho del tema, existen límites ecológicos para la población de cada especie dentro de un ecosistema. ¿Cuál es el nuestro? ¿Qué vamos a hacer cuando lo alcancemos? Más vale tener soluciones más humanitarias que el aborto o la esterilización preventiva para entonces.

Obtendremos más y hasta mejores recursos: La colonización de otros planetas puede aportar vastos recursos naturales, contribuyendo a evitar la extracción exagerada en el nuestro y posiblemente mejorando el equilibrio entre nuestras necesidades y las de cada medio ambiente planetario.

Garantizar nuestra superviviencia y la de las especies en nuestro planeta: Al explorar y colonizar aumentamos nuestras posibilidades de supervivencia frente a cataclismos planetarios.

Al aprender sobre otros cuerpos celestes también aprendemos sobre el nuestro: Con este conocimiento podemos entender cada vez mejor nuestro medio ambiente y cuidarlo de manera más responsable y competente.

Hallar vida en el universo: Independientemente del debate acerca de los OVNIS, es enteramente probable que hay vida fuera de la Tierra y que otros planetas, en otros sistemas solares, están poblados por seres vivos, algunos de los cuales podrían ser inteligentes y poseer cierta clase de tecnología. Si la misma es suficientemente avanzada, ellos podrían hacer contacto con nosotros alguna vez, independientemente de si decidimos explorar o no el espacio. Esos seres podrían ser pacíficos, en cuyo caso aprenderíamos mucho de ellos, u hostiles; si este último fuera le caso, el desarrollar las tecnologías relacionadas con la navegación interestelar nos podría ayudar enormemente a resolver cualquier problema, incluso por la vía militar si fuera necesario.

Gloria y loor: La fama se obtiene con cosas extraordinarias, y para quienes la buscan, convertirse en aventureros del espacio sería algo equivalente a transformarse en conquistadores.

Dinero: En un espacio infinito hay oportunidades infinitas para hacer fortuna.

Transformar al conocimiento en un fin en sí mismo: Negarnos a ver el universo sería darle la espalda al conocimiento, y no nacimos para ser unos brutos.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com