¿Es el 'Arcade Noé' una estrategia de supervivencia realista?

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Hacia la exploración interestelar

Productos y servicios relacionados

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

La historia bíblica de Noé y su arca puede tomarse como una leyenda de color, como una moraleja religiosa, y también como una ingeniosa apuesta a la supervivencia de las especies frente a un cataclismo global pero ¿puede funcionar?

Primero que nada hay que entender de dónde proviene para tratar de ver qué es lo que quiere expresar. La idea de un arca salvadora es más antigua de lo que parece pues existe una versión de la historia anterior a la de la Biblia, que es el mito de Ziusudra, de origen sumerio, que fue hallado escrito en tablillas de arcilla entre los restos de la biblioteca de Nínive. Según ésta - aparentemente la versión original - los dioses se habían cansado de los hombres y habían decidido erradicarlos por medio de una gran inundación, pero a último momento Enki se apiadó de ellos y le dijo a Ziusudra que construyera una embarcación y se refugiara dentro de ella junto con los suyos y los animales que pudiera encontrar.

Vale decir que según esta versión, Ziusudra no era un humilde campesino, sino un rey. Ziusudra no podría haber sido pobre porque tener a su disposición una embarcación de madera no era cosa de gente humilde: en medio oriente, en el tiempo de los sumerios, la madera era sumamente costosa porque debía ser importada desde el Líbano o el continente africano. Muchas de las historias que encontramos en los libros religiosos tienen fundamento histórico o se basan en tradiciones preexistentes, pero se adaptan a los valores que las nuevas religiones pretenden enseñar. No es el tema en sí de este artículo, pero es conveniente aclararlo. Incluso hay que tener en cuenta que tradiciones tan antiguas, al conservarse, dan lugar a organizaciones sociales o esquemas de poder que resultan ser sumamente efectivos aún después de muchos siglos.

Con el correr de los años la historia de Ziusudra y su embarcación se difundió por todo medio oriente. Entre los acadios se la conocía como el mito de Atrahasis y luego pasó a formar parte del Antiguo Testamento.

Indudablemente tiene un atractivo especial que pasa de generación en generación. Hoy podemos verla con ojos distintos a las de un sumerio, un acadio o un israelita de aquellos años, pero la leyenda de Ziusudra / Atrahasis / Noé sigue vigente. Lo vemos en toda clase de novelas y películas, pero curiosamente, cuesta difícil - a pesar de los miles de años transcurridos desde el eventual diluvio universal - hallar casos comprobables de sistemas tales como el arca de Noé, que permitirían sobrevivir a eventos apocalípticos.

La historia es una de moraleja - de lo contrario difícilmente hubiera perdurado tanto tiempo - y nos habla tanto de los errores de la humanidad como así también de la piedad divina. Pero curiosamente, es también una técnica de supervivencia descrita desde tiempos muy antiguos para salvar a la humanidad y la biósfera frente a eventos apocalípticos.

¿Qué es lo que podría haber salvado el arca de Noé?

La historia de Noé como idea es valiosa desde muchos puntos de vista, pero tomada literalmente y en base a lo que sabemos en la actualidad acerca de los procesos planetarios, es incorrecta. Para empezar, una inundación capaz de liquidar a todos los seres vivos y todas las especies tomaría más tiempo en desarrollarse y ceder que cuarenta días. Y después de eso, la recuperación de los ecosistemas podría no ocurrir nunca puesto que las especies animales y vegetales han evolucionado pro adaptación a condiciones ambientales específicas que tras la inundación habrían cambiado totalmente porque de lo contrario, no habrían muerto los seres vivos debido a esa inundación. Y a esto hay que agregar que las relaciones, la dinámica entre las diversas especies es más compleja que liberar a una pareja de un macho y una hembra de cada tipo.

Cuanto más variado sea el entorno que se hubiera deseado proteger con el arca, mayores serían los problemas de readaptación. Si a esto agregamos que los mayores peligros que podían enfrentar los sumerios eran, por un lado, los ataques de los forajidos provenientes sobre todo de las regiones montañosas al norte (para ellos las montañas eran el equivalente del infierno según los cánones cristianos) y por otra parte, las inundaciones de los ríos. En esa parte del mundo no conocían problemas tales como los incendios forestales, nevadas, erupciones volcánicas o ciclones.

Por lo tanto, es razonable asumir que el Arca de Noé, de haber existido, sirvió para proteger a las especies vivas de esa región, de un ecosistema limitado. Por eso puede haber tenido éxito como mecanismo para sobrevivir. Y a esto hay que agregar que dado que el oriente medio no es una región aislada del resto del mundo, incluso si la inundación o el diluvio hubieran arrasado con todos los seres vivos de la zona, la naturaleza misma se habría encargado de repoblarla con especies provenientes de regiones vecinas a través de procesos migratorios, ya sea que se tratara de las mismas especies o de otras. Es decir, la liberación de las plantas y animales tras el diluvio pro parte de la familia de Noé en realidad se habría visto reforzada por procesos enteramente naturales.

Cabe destacar que si bien se han encontrado indicios de inundaciones masivas en la región, todavía no se han hallado indicios de un diluvio global en diversos puntos del planeta.

Tipos de arca

Esto nos lleva a una primera conclusión: cuanto más extenso es el ecosistema que se pretende salvar con un arca, tanto mayores resultarán las dificultades. Un arca en sí misma, en términos modernos, sería un repositorio, si se guardara información en forma de ADN, semillas o elementos que podrían desencadenar el resurgimiento de las especies, o bien un bioma completo artificial, si se pretende mantener a animales y plantas con vida activa y no latente. Desde luego, la segunda opción resulta a simple vista mucho más compleja y onerosa.

Del mismo modo, un arca tripulada o supervisada por seres humanos resultaría más onerosa y compleja que una automatizada.

Las arcas también podrían clasificarse en locales y globales, dependiendo de si son diseñadas para garantizar la supervivencia de un ecosistema local o uno global, asumiendo que un planeta en el que hay vida es un sistema cerrado. Si se consideran teorías como la de la panspermia, tal clasificación debería revisarse.

En caso de demostrarse que un mismo ecosistema podría abarcar más de un cuerpo celeste, un arca destinada a salvarlo todo debería ser proporcionalmente amplia y compleja.

Y otro tipo de arca concebible es aquella destinada a salvar el legado cultural de una civilización. En tal tipo de sistema de supervivencia se almacenaría toda la ciencia, el pensamiento y las artes desarrolladas por una civilización o especie.

Y otra forma de clasificar las arcas se puede establecer de acuerdo al tipo de medio en el que ejercerán su función. Tradicionalmente se las concibe como embarcaciones (Ver Ships of Adventure, Exploration and Survival), o más recientemente y gracias a la ciencia ficción, como naves espaciales, pero un arca también podría ser un aeróstato o una aeronave, un submarino o incluso un depósito subterráneo, un asteroide, una isla, etc.

¿Un arca o una flotilla de arcas?

Si de asegurar la supervivencia y continuidad de una biósfera y el legado cultural de especies inteligentes se trata, se debe tratar de apostar a incrementar al máximo las probabilidades efectivas de sobrevivir y de reconstruir. Una forma en la que esto puede maximizarse es no colocando todo en un mismo receptáculo o arca, ya sea esta desde un depósito subterráneo hasta una nave espacial, sino en varias. Estas arcas pueden ser enviadas de forma independiente, cada una conteniendo una “copia” del mundo que se desea salvar, o bien actuando como una flotilla.

No resultaría conveniente que cada arca tuviera una parte de ese mundo, es decir, un arca para los vegetales, otra para los animales, etc. pues en caso de perderse una, no se podría reconstruir ese mundo. En cambio, si cada una de las arcas contiene una copia de lo que se intenta salvar, perder una sería un problema, pero no terminal.

Hay más cuestiones que atender y considerar en lo que respecta a la posible construcción de un arca, puesto que la tecnología, la política, los eventuales mecanismos de recuperación del bioma y también el pánico de la gente que quedaría fuera de ella no constituyen factores menores, pero dejaremos esos temas para sendos artículos más adelante.

Artículos relacionados:

Problemas posibles durante la construcción de un "Arca de Noé" como refugio para sobrevivir.

Recuperación y reconstrucción del contenido de un arca.

Sobreviviendo a los sobrevivientes: Cómo proceder con gente que sobrevive a una catástrofe pero es peligrosa para terceros.

¿Cuanto tiempo se tardaría en embrutecer a la gente?

¿Y si nos toca el papel del Monte Ararat en una situación de supervivencia OVNI o interestelar?



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com