Sobreviviendo a los sobrevivientes: Cómo proceder con gente que sobrevive a una catástrofe pero es peligrosa para terceros.

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Hacia la exploración interestelar

Productos y servicios relacionados

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Existe una tendencia a apostar a que los sobrevivientes de una catástrofe serán buenas personas o se comportarán como tales como resultado de la introspección que produce una tragedia, pero no necesariamente es así, y algunos pueden representar un peligro para otros sobrevivientes... ¿qué se debe hacer en tal caso?

Si dividimos a las situaciones de supervivencia en aquellas que son de pequeña las que son de gran escala sobre la base de la dimensión de las catástrofes o desastres que las producen, nuestras mentes empiezan a establecer una serie de calificaciones y escalas de valores. Las "pequeñas" situaciones de supervivencia, como las experiencias personales de un accidente de tránsito, un extravío al aire libre, etc. suelen producir cambios en la conducta de las personas: no siempre es así, pero suele ocurrir.

Por supuesto, las grandes experiencias, como aquellas que implicarían un fin de los días - algo así como lo que ocurriría si hace falta usar un "Arca de Noé" (ver "¿Es el "Arcade Noé una estrategia de supervivencia realista?") - evidentemente también lo harán, pero existe la presunción de que tales situaciones producirán cambios mayores que en definitiva, hasta pueden tornar a malas personas en otras mejores sobre la base de la reflexión a la que induce una situación semejante, porque tendemos a generalizar la presunción de que el sobreviviente adoptará una postura introspectiva, pero en realidad, no todos los seres humanos extraen conclusiones positivas de sus experiencias difíciles, y no todos aprenden de sus errores pasados. Después de todo, la segunda guerra mundial sucedió como consecuencia de la primera, que fue bastante terrible en sí misma.

Si bien una persona puede ser una víctima de una situación desagradable, tendemos a extender esa victimización a todas las características de su persona. Por ejemplo, cuando ocurrió el tsunami del sudeste asiático todos los habitantes de las zonas afectadas fueron, naturalmente, víctimas, pero como en cualquier sociedad, en esos lugares había buenas y malas personas, padres y madres de familia, gente trabajadora, sacerdotes y profesionales, pero también ladrones, estafadores, proxenetas y criminales en general. Todos, humanamente, merecían la ayuda del resto del mundo pero eso no implica que los malos se convirtieran repentinamente en buenos o que se portarían como tales dadas las circunstancias, y caer en tal error - más frecuente de lo que parece - generalmente conlleva injusticias, problemas de índole criminal como la aparición del mercado negro y el acaparamiento de medicinas y alimentos, y puede significar hasta actos de piratería, el robo de otros sobrevivientes y en algunos casos, cosas peores.

El que es una mala persona puede, en ocasiones, redimirse frente a una tragedia. Pero también puede aprovecharla para comportarse como antes, pero con mayor impunidad, y su maldad hasta puede crecer y amplificarse. Solamente basta pensar en Hitler después de la primera guerra mundial, en la que tuvo que participar.

En escenarios apocalípticos incluso gente que antes era buena puede convertirse en otra cosa: las guerras civiles suelen ser peleadas entre vecinos. El fomento de la histeria de masas es un método al que apuestan los líderes psicópatas para transformar a la población en instrumentos de poder: muchos de los hutus de Ruanda fueron manipulados de esa manera para exterminar a sus conciudadanos, amigos, colegas y vecinos tutsis. Esta matanza no fue perpetrada por escuadrones de la muerte entrenados y organizados previamente, sino en muchos casos, por gente común, de todas las extracciones sociales del país.

En un escenario de supervivencia en el que una buena parte del medio ambiente anterior a la catástrofe haya quedado destruido, se desarrollará previsiblemente una lucha por los recursos remanentes. Algunas personas podrían asociarse con el objeto de reconstruir alguna clase de orden o sociedad, pero otras podrían hacerlo con el objeto de robar, cometer atropellos o actos de piratería. Si eso es lo que sucede en la actualidad, cuando se supone que hay ley y orden, con más razón sucedería si todo ello se acaba. Para apostar por la civilización hace falta gente civilizada, y no todos lo son.

La lucha, en tal caso, dependerá sobre todo de dos factores: el número de personas en cada grupo o bando, y el armamento del que disponga cada uno. Y esto quiere decir que si bien en una sociedad civilizada el armamento, el entrenamiento para usarlo y la capacidad para improvisar armas no son importantes, en un escenario post-apocalíptico sí lo serían. El entrenamiento militar y en supervivencia podrían hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Las probabilidades ciertamente estarán a favor de quienes sepan estas cosas.

Las intenciones de las personas en la vida cotidiana no son conocidas de inmediato, pero aquellas que sean perversas, malintencionadas, o negativas para la vida social generalmente se encuentran inhibidas por tabúes, normas culturales y leyes. Si la sociedad se desmorona, tales barreras desaparecerían y además de no conocerse las intenciones ajenas se tendrá una situación en la que no se puede confiar en que cualquier persona deje de hacer lo que se le ocurre. A esto habrá que agregar el desconocimiento acerca de su capacidad para causar daño y de su armamento. Por lo tanto, la forma más prudente de proceder ante todo contacto humano en tales circunstancias será la precaución.

Los sobrevivientes que apuesten a continuar con vida no podrán confiar en nadie. Hacerlo podría ser como empezar a jugar a la ruleta rusa.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com