Navegante, ¿no hay camino...?


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La telefonia celular como ´servicio publico´ no existe en todo el mundo

El espacio radioelectrico como componente geografico (I)

Propuesta a los argentinos, las telecomunicaciones y el proyecto nacional (I)

Redes sociales y secuestros virtuales

La TV digital y su efecto sobre la salud y el medio ambiente

Manipulando a la opinión pública con la ficción

Vox populi, Face populi

WIFI y el derecho a no ser irradiado

Debates públicos, política y mentira para todos los gustos

Productos y servicios relacionados

Equipamiento para defensa personal

Equipo de supervivencia

Desde que buscadores tipo Google (es decir, simples y potentes) coparon el mercado de la organización de contenido en Internet, el gusto de los navegante o internautas hace que la forma de acceder a la información los cambie tanto a ellos como a la propia información.

Los navegantes de la red parecen haber pasado de disfrutar de las largas "caminatas" o "paseos" entre los directorios para, con todo a la vista (ante una verdadera vidriera digital), pudieran elegir por donde continuar su camino; a una forma de recorrer el ciberespacio de una forma en la que el uso de los ojos implica una previa acción intelectual que no es posible evitar...la del buscador donde la palabra de búsqueda es imprescindible.

¿Qué significa exactamente esto? Que cuando uno busca a través de un directorio de recursos web, una colección de links o enlaces ordenados por temas, puede hacerlo con una idea en mente de lo que quiere encontrar, de lo que busca, de su motivación (divertirse, comprar, etc.). Pero cuando uno debe buscar en un buscador, a través de una caja de búsqueda que no le sugiere de entrada nada, el "pensar antes" lo que uno quiere buscar es imprescindible...no se puede evitar la "conceptualización", o al menos una vaga idea previa, ya no del camino a seguir (porque puede que alcanzar el objetivo sea prácticamente instantáneo), sino del lo que se quiere encontrar.

Esto muestra claramente que los que optan por los buscadores primordialmente (y son la mayoría, como demuestran las estadísticas), no sólo eligen una forma más fácil y ágil de acceder rápidamente a lo que buscan, sino que tienen de antemano más o menos claro lo que quieren. Quizás podamos entender esta diferencia pensando entre la diferencia entre viajar (buscar, recorrer la red) para disfrutar del viaje, o simplemente como un medio para llegar a un lugar, entendiendo el viaje en sí no como una experiencia gratificante añadida, sino como una molestia que debe reducirse lo más posible.

Aquellos que disfrutan del "paseo", del "viaje", de buscar por buscar, de navegar por navegar, de vagar a ver que se encuentran, pueden también usar los buscadores...pero deben pensar antes al menos qué palabra "al azar" poner en la caja de búsqueda...no pueden dejarse llevar por lo que la pantalla les muestra como "opciones" a elegir en el directorio...al menos en un principo, ya que las nuevas funciones de "autocompletar" las búsquedas sugieren un camino, pero siempre el más seguido por otros...

¿Son entonces los buscadores una forma superior de libertad para el navegante por dejarlo partir de una inquietud propia en vez de plantearle sólo ciertas opciones de entrada? Quizás sí...sin embargo, además de la forma de autocompleta y otras opciones (como la de poder ver una miniatura de la página desde el listado de búsqueda, sin entrar a ella) el tipo, la cantidad, y la forma de ordenar los resultados una vez puesta dicha palabra, hace que esta libertad se diluya...porque todo resultado en un buscador está, de una forma u otra, manipulado o predeterminado en su orden de importancia ("relevancia", dicho técnicamente).

Así vemos como, en realidad, los buscadores son como generadores de directorios automáticos, que multiplican nuestras opciones de conocimiento, pero siguen sin abarcar (ni mucho menos) la totalidad de las opciones de la red. Quizás sea este un paso más hacia la libertad o la democracia digital...pero todavía falta mucho para que digamos "el navegante...hace camino al navegar".



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com