Leyendas Urbanas de Misterios Sobrenaturales: La esposa engañada


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Las Leyendas Urbanas o Mitos Urbanos

Diferencia entre los Hoaxs y las Leyendas urbanas tradicionales

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

La siguiente es una leyenda urbana sobre una mujer que es engañada por su marido, y que decide hacer un ritual que le recomienda una bruja.

Al oeste de la ciudad [1], en lo que fuera el emplazamiento donde se asentaron los judíos tras la reconquista, conocidos como arrabales nuevos, se extiende un barrio muy amplio llamado Puerta de Cuartos. Este barrio se llama así porque a su entrada, por el antiguo camino que llevaba a Portugal y a Ávila, había una puerta en la muralla desde donde se colgaron las cabezas y los despojos de cuatrocientos nobles talaveranos que se revelaron contra el rey en la edad media.

En dicho barrio, donde antaño hubo un templo al díos Mercurio, se levantó la iglesia de San Andrés. Muy cerca de allí está la calle Tinte, donde hace quinientos años vivía una mujer llamada Elvira.

Elvira era muy mayor y nunca había estado casada. Su vida transcurría entre los campos cercanos, donde recogía hierbas de distintas clases y su casa de la calle Tinte, donde muchas mujeres acudían a buscar remedios para sus enfermedades.

Un buen día, acudió a su consulta, una mujer noble llamada Lucrecia. Esta estaba casada con un corregidor llamado Bernardino de la Rúa [*] quien le engañaba con una mujer de moral dudosa. Lucrecia quería algún remedio para que su marido, don Bernardino se volviera a enamorar de ella y dejara a la mujer con la que cometía pecado. La vieja bruja Elvira tenía la solución, pero esta pasaba por realizar un gran sacrificio. Tendría que tener los ingredientes básicos. Sangre menstrual de la esposa, un cabello de la amante del esposo, semen del mismo y un gallo que aún "virgen", que aún no hubiera copulado con gallina alguna.

Lucrecia así hizo y fue reuniendo, de la manera más inteligente los ingredientes. La sangre menstrual obviamente no era problema. El gallo fue apartado de sus congéneres cuando era pollito. Lucrecia recogió algunos cabellos del chaquetón de su marido y una noche a pesar del horror que esto le ocasionaba, masturbó a su marido con la boca y luego guardó el semen en un pequeño aceitero de barro.

En seis meses todo estaba preparado. La bruja unió todos los ingredientes, excepto el gallo, en una marmita, echó vino de Monte Aragón, aceites de los Navalucillos, digitales de los que crecen en la sierra de Segurilla y un ungüento que según ella estaba hecho con su propia orina y grasa de cerdo. Luego de cocer todo, con el consiguiente nauseabundo olor, mandó desnudarse a la mujer y abriendo el cuello del pobre gallo roció todo el cuerpo de Lucrecia con su sangre. Luego le dio a tomar el líquido inmundo y le ordenó que a las cuatro de la mañana, cuando todos duermen diera dos vueltas a la Iglesia de San Andrés, dejando un rastro con la sangre del gallo. La mujer así lo hizo.

Obviamente, su marido meses después siguió no solo teniendo sus encuentros con la joven prostituta sino que ya frecuentaba las diversas casas de mujeres, que había en la ciudad. Lucrecia enfermó del estómago y del corazón. Una noche, tras una pesadilla corrió a casa de la bruja y le increpó por no haber podido remediar su mal. La bruja le prometió un resultado pero Lucrecia, enloquecida le clavó un punzón en el corazón. Varios días después unos caballeros de la Santa Hermandad, entraron en la casa y encontraron a Lucrecia sucia y totalmente fuera de sí. Decía que el diablo había estado abusando de ella, y a pesar de sus oraciones ésta no había sido escuchada. Después de que el sacerdote le hiciera un exorcismo, la mujer enmudeció y así permaneció hasta su muerte varios años después, habiendo ingresado en un convento como monja para penar por su delito de brujería. Dicen que muchas noches, se puede ver a un gallo, corriendo alrededor de la iglesia de San Andrés, y que si antes de una semana no se arrepiente uno de sus pecados, también enfermarás del estómago y el corazón. [**]

Notas:
[1] La ciudad que sea, pero en este acso es una versión española de la historia.
[*] No, no es pariente del expresidente argentino.
[**] La moral religiosa que embarga a esta historia, típica en las leyendas urbanas, es evidente.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com