Leyendas urbanas: la caída en la vagancia


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Las Leyendas Urbanas o Mitos Urbanos

Diferencia entre los Hoaxs y las Leyendas urbanas tradicionales

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

En todas las ciudades relativamente grandes, pero relativamente chicas también, siempre existen uno o dos vagabundos que, por dar vueltas durante años por las calles más céntricas de la ciudad, son conocidos, por lo menos de vista, por todo los ciudadanos que transitan por las principales calles metropolitanas.

Estos habitantes tan particulares de las urbes ciudadanas, habitualmente son de avanzada edad pero sin llegar a ser viejos, visten ropas muy gastadas, pero con aspecto de haber sido de buena calidad aunque en un pasado al parecer bastante remoto, y suelen esconder sus caras tras crecidas, blancas, descuidadas y sobre todo sucias barbas, que les dan un aspecto todavía más triste, lastimoso y melancólico.

A diferencia del resto de los crotos y mendigos, estas personas no suelen joder a nadie, y se limitan a subsistir rebuscando entre las bolsas y tachos de basura, viviendo como pueden de las limosnas que la gente les da, aún cuando ellos no la estén pidiendo, ya que su triste aspecto suele despertar la compasión sincera en más de uno.

Todo el mundo parece conocer la triste historia de estos personajes, marcada por la tragedia, la decadencia y la locura. Generalmente, por lo menos uno de estos vagabundos es un antiguo catedrático universitario a quien las excesivas horas dedicadas al estudio hicieron volverse loco (cosa bastante probable según suele creer la gente que nunca ha estudiado...), y pese a tener una jubilación de privilegio del estado, pasa sus días rebuscando en la basura para poder encontrar objetos de lo más extraños, que en la versión estadounidense va juntando en su carro de supermercado (que nunca se sabe exactamente como consiguió)...lámparas viejas, percheros, y demás cacharros de lo más exóticos e inservibles siempre le acompañan a todas partes.

También es común que los pobres vagabundos sean en realidad dueños de cuatro o cinco departamentos y, si nos descuidamos, vivan de la renta o posean acciones en las más prestigiosas empresas entre las que cotizan en bolsa...resultando que al parecer no hay que ayudarlos porque vagabundean por simple "hobbie". Muchos dicen también que además guardan en sus casas abandonadas, en las que viven, mucho pero mucho dinero: abajo del colchón, en sucias cajas fuertes, enterrados por el jardín, y que esa misma obsesión por el dinero hace que vivan la más tacaña de las vidas, con tal de no gastar, de "ahorrar".

Suele contarse también entre estos personajes de la periferia ciudadana, a los cirujanos o ex cirujanos (neurocirujanos, médicos de prestigio, etc.) que generalmente se encuentra en esta calamitosa situación debido a que se vio obligado a someter a una complicada operación de vida o muerte a su hijo, que padecía alguna extraña y exótica enfermedad, otras veces, la enferma era su mujer, su amante, etc. La cuestión es que por supuesto se encarga personalmente de tal complicada operación, pero su habilidad (contrariamente a lo que ocurre en la película "El abominable Dr. Phibe"), no le alcanzó para salvarlo/a. Lo demás es más puede adivinarse: le sobreviene una depresión que lo aparta de todo, incluso de su profesión, del resto de su familia, en fin, de la vida normal, volcándolo a la total marginalidad de la mendicidad callejera.

Recordemos que en Estados Unidos, un médico o doctor es una profesión que tiene un carácter poco menos que divino. Por lo que este último caso sería una versión urbana de la leyenda de ícaro, o de un ángel venido a menos, la versión popular la caída.

Es fácil darse cuenta lo que motiva todas estas historias. Al parecer, tal como dice Ciorán "La sociedad es un sistema, un cuerpo de envidias".



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com