Bicicleta de montaña: técnicas de conducción sobre terrenos variados (V)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

El lavado y la limpieza de la bicicleta (I)

Limpieza esporádica o periódica de una bicicleta

Limpieza esporádica o periódica de una bicicleta

Limpieza o lavado diario de una bicicleta

Transporte de equipaje y peso en bicicleta

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios para Ciclistas y Bicicletas

Equipo de supervivencia

IV) - Nieve dura.

La nieve dura se puede dar por varias razones, unas naturales (temperaturas muy bajas mantenidas del terreno y la superficie) o artificiales (producto de la compactación con máquinas quitanieve, paso de vehículos pesados, etc.). Es un tipo de nieve que casi se comporta como el hielo, muy resbaladiza, que permite muy poco agarre de las ruedas, y que en caso de caída puede causar graves heridas por rozamiento, similares o incluso más graves que las de caer en asfalto o arena.

Aquí también será preferible el uso de ruedas finas con tapones chicos. Y además de evitar los movimientos bruscos o ponerse de pie sobre los pedales (cosa que podría comprometer nuestro equilibrio) habrá que aplicar la técnica de frenado de "ABS manual", preferiblemente sólo con la rueda de atrás. Esta técnica consiste en frenar de forma continua pero sin dejar de pedalear, cosa que en el "ABS" real de los coches se hace de forma automática, y que impide el "colear" o "derrapar" que se daría en caso de frenar bloqueando totalmente la rueda.


Nieve congelada, hielo
Conducir con la hielo debe evitarse, pero a veces la nieve sobre la que
andamos en bicicleta se transforma súbitamente en hielo
en una zona umbría, y no queda más que hacer frente al mal trago....

3) - En bicicleta por hielo.

Andar por hielo con cualquier tipo de vehículo rodado es un riesgo, ya que la adherencia sobre el mismo es casi inexistente. Una zona de hielo puede detectarse a la distancia debido a su brillo, y si tenemos que transitar por él en bicicleta, lo mejor es hacerlo sin bajarnos (puede llevar a quebrarse) ni frenar (pérdida de control), manteniendo la estabilidad al limitar los movimientos laterales y evitar las coleadas, derrapajes, patinadas, etc.

Al igual que sucede con el tránsito por nieve, hay que mantener una cadencia de pedaleo lenta (menos de 50 ciclos por minuto) y desarrollos o cambios largos ("duros"), permanecer sentados (mejora del equilibrio). A su vez, es mejor usar gomas anchas y con la presión baja para ofrecer una mayor superficie de contacto.

También se aplica el hecho de que los frenos que no sean de disco sufrirán un mayor desgaste (igual que pasa la transitar por nieve) ya que al frenar, se comprimen los cristales de hielo entre las zapatas o patillas de freno y la llanta. Esto implica tener que llevar repuesto para los frenos en salidas largas de ciclismo al aire libre por terreno invernal.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com