Las partes de la bicicleta, cambio trasero (de piñones) (XVII)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

El lavado y la limpieza de la bicicleta (I)

Limpieza esporádica o periódica de una bicicleta

Limpieza esporádica o periódica de una bicicleta

Limpieza o lavado diario de una bicicleta

Transporte de equipaje y peso en bicicleta

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios para Ciclistas y Bicicletas

Equipo de supervivencia

- Cambio trasero (de piñones).

El cambio trasero es un dispositivo que permite que la cadena "baje" o "suba" (literalmente) entre los diferentes piñones (ruedas dentadas) que van fijos a la rueda de atrás de la bicicleta. De esta forma, podemos elegir entre diferentes "cambios", "velocidades" o (más técnicamente, y en combinación con los platos) "desarrollos", que nos permitirán regular la intensidad con la que pedaleamos (fuerza muscular), en detrimento o a favor de la velocidad de avance (o de una mayor o menor cadencia de pedaleo).

Por medio de un brazo articulado en dos direcciones (horizontal y vertical), el cambio trasero empuja la cadena para el interior o el exterior (respecto de la rueda), al tiempo que gracias a un ingenioso mecanismo a base de pivotes y resortes, mantiene la tensión en todo momento (esté la susodicha cadena en el piñón que sea) evitando así que se salga por falta de tensión mientras se cambiar, al pedalear por terreno irregular, etc.


Cambio trasero o de piñones
Cambio trasero (de piñones).

- Patilla del cambio.

Es la parte del cuadro en donde se atornilla el cambio trasero. En los viejos cuadros era un simple agujero del tamaño adecuado para la rosca que fijaría el cambio, que venía hecho en el extremo del cuadro, en el lado derecho de la bicicleta, justo abajo donde se une la vaina y el tirante de ese lado.


Patilla del cambio trasero
Patilla del cambio trasero de una vieja bicicleta
(no es independiente del cuadro) con el cambio adosado (vista trasera).

Sin embargo, el que la patilla del cambio formara parte indivisible del cuadro, tenía un problema: ante cualquier golpe en el cambio, por ser una pieza que no estaba fija a nada más, sino que queda "en el aire", se doblaba. Al doblarse, la bicicleta empieza a cambiar mal, por lo que hay que enderezarla (rectificarla) usando una pieza especial, ya que "a ojo", raramente se la puede dejar perfectamente centrada. El problema es que esto podía pasar más de una vez, ya que, por ejemplo, con sólo apoyar la bicicleta del lado de los cambios contra el suelo o una superficie dura (cosa que precisamente por esto, nunca hay que hacer) se podía doblar la patilla, y en un momento dado (ya sea mientras se dobla, o al intentar rectificarla) se podía partir definitivamente.


Patilla del cambio trasero
Patilla del cambio trasero de nuevo modelo (en plateado), independiente
del cuadro (en negro) y con el cambio atornillado (en la parte inferior).

Una vez se partía la patilla de los viejos cuadros, había que volver a soldarla (cosa que no siempre podía hacerse, sobre todo en cuadros de aleaciones de aluminio poco amigas de la soldadura), o directamente había que tirar el cuadro a la basura... Por esta razón es que se diseñaron los nuevos cuadros con patillas de cambio como piezas independientes, atornilladas en el extremo del cuadro, y pensadas de forma tal que ante una presión excesiva, se rompían, pero sin afectar al cuadro, pudiendo reemplazarse luego comprando la misma pieza.


Patilla del cambio trasero y cambio, vista global en un cuadro sin rueda
Patilla del cambio trasero y cambio, vista global en un cuadro sin rueda.

Actualmente a todos los cuadros de bicicletas que se precien se les puede reemplazar esta pieza, que ya no hace falta rectificar poniendo en peligro la utilidad de todo el cuadro.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com