Discapacitados, actividad física y deporte


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Tipos o diversas clasificaciones de los músculos (I)

Tipos de fibras musculares

Tipos de contracciones musculares

Las fases del proceso de adquisición de técnicas deportivas en niños (I)

Biomecánica humana: análisis de la acción psicomotriz (I)

Productos y servicios relacionados

Equipos e indumentaria deportiva

Las personas con discapacidad pueden y deben practicar deporte igual que el resto de las personas. De esta forma tendrán una vida más plena y saludable, y podrán enfrentar los particulares retos que afrontan día a día con mayor autosuficiencia, seguridad y mejores herramientas motrices e intelectuales.

Ante todo vale la pena aclarar que el que una persona tenga una deficiencia física, no implica que necesariamente sea un discapacitado. Será una persona con discapacidad aquella que no pueda llevar a cabo ciertas tareas que sería normal que pudiera hacer en función de la edad que tenga y la sociedad en la que viva. Por ejemplo, una persona que le falte el dedo medio de la mano tiene una deficiencia física, pero no es discapacitado. En cambio, a una que le falte el dedo gordo de un pie sí puede que lo sea, ya que esto podría impedir que pueda caminar con normalidad, superar obstáculos como una escalera, etc.

Cuando esta imposibilidad de realizar una actividad se transporta al ámbito social, y si usamos bien las palabras, no se debe hablar de discapacidad, sino de minusvalía. Es minusválido alguien que no puede desarrollar o participar de una acción social, ya sea por un problema psíquico, físico o de discriminación a partir de una deficiencia física o mental. Por ejemplo, alguien que tiene la cara quemada puede que sea discriminado por personas ignorantes, y por lo tanto sea minusválido, pero estrictamente hablando no es discapacitado.

Por eso lo que determine en qué ámbito podrá manejarse un discapacitado a nivel físico o deportivo será la fase de adaptación en que se encuentra. Podemos distinguir entre las siguientes fases:


Fase de rehabilitación (ya sea motora, psíquica o social).
Fase de deporte terapéutico (de perfeccionamiento de las capacidades que se empezaron a desarrollar en la fase de rehabilitación).

Estas dos fases están dentro del ámbito terapéutico, por lo que serán llevadas adelante con ayuda de profesionales de la salud (deportólogos, quinesiólogos, fisioterapeutas, traumatólogos, psicólogos y médicos).


Fase de deporte recreativo o lúdico (para ocupar el tiempo libre o de ocio, y con el objetivo de divertirse o relacionarse con los demás).
Fase de deporte competitivo (donde el beneficio ya es más personal, brindando desarrollo, autonomía y autosuperación. Está regido por normas federativas).
Fase de deporte de riesgo o de aventura (a la que llegan aquellos que pueden controlar su cuerpo y su mente en situaciones extremas y de cierto peligro constante o potencial).

Estas última tres fases necesitarán de un profesional de la educación física (profesores, entrenadores, técnicos, instructores, maestros, etc.)

No todos los discapacitados puede o deben pasar por todas estas fases deportivas. De hecho, la mayoría de las personas normales tampoco lo hace o puede hacerlo. Algunos por sedentarismo voluntario o por una limitación física autoimpuestas, motivacional, etc. no hacen deporte o actividad física alguna; a otros no les agrada competir y se dedican sólo al deporte recreativo, o no les atraen los deportes extremos, etc.

Para conocer más sobre el deporte adaptado para los discapacitados les recomendamos lean este tema de nuestro foro de deporte y actividades físicas.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com