La carrera en atletismo (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Tipos o diversas clasificaciones de los músculos (I)

Tipos de fibras musculares

Tipos de contracciones musculares

Las fases del proceso de adquisición de técnicas deportivas en niños (I)

Biomecánica humana: análisis de la acción psicomotriz (I)

Productos y servicios relacionados

Equipos e indumentaria deportiva

1 - La acción de piernas. Respecto de la acción de las piernas, podemos decir que durante la acción cíclica, repetitiva que implica correr, podemos a su vez distinguir tres etapas:

1.1 - El impulso.

1.2 - La suspensión o aérea.

1.3 - El apoyo.

1.1 - El impulso. Este se da cuando la pierna de apoyo, queda retrazada respecto de la vertical de la cadera y se estira o extiende completamente (lo máximo posible, o de acuerdo a la velocidad buscada) y termina cuando el pie (en particular los dedos de los pies) deja de estar en contacto con el suelo Paralelamente, la pierna que no genera el impulso (que no está en contacto con el suelo) se eleva adelantándose a la cadera, con la rodilla flexionada, flexionándose lo máximo posible justo en el momento en que la pierna de apoyo se extiende lo máximo posible. De la coordinación de ambas dependerá que el impulso sea eficiente.

1.2 - La suspensión o aérea. Es el momento en que el corredor no contacta con el suelo. Este "interregno aéreo", debe aprovecharse lo máximo posible, y cuanto más largo sea, mejor, ya que durante el "vuelo", el atleta relaja sus músculos (en tensión durante el contacto con el suelo). De ahí que se busque una zancada flexible y larga. Este mismo principio se aplica a la fase aérea de la brazadas de crol y espalda en natación, donde en este caso son los brazos los que durante ese momento aprovechan para relajarse.

1.3 - El apoyo. Se da cuando el pie contacta con el suelo, e idealmente debería ser con todo el metatarso mientras se flexiona la pierna para amortiguar el golpe y preparar nuevamente el impulso. Paralelamente la otra pierna avanza para sobrepasar a la pierna de apoyo, reiniciando el ciclo.

2 - La acción de brazos. Los brazos complementan la acción de las piernas / cadera en cuanto a facilitadores del equilibrio: cuando una pierna se adelante, el brazo contrario se atrasa y viceversa, y su flexión-extensión está en coincidencia con la máxima amplitud de flexión-extensión de la pierna contraria. Idealmente deberían ir flexionados a 90º, pegados al cuerpo y en un movimiento paralelo a la línea de avance de la marcha

3 - Posición de la cabeza y el tronco. La cabeza determina la postura del cuerpo en casi todos los deportes: la vista al frente y la barbilla levantada hará que la postura sea recta, y el equilibrio mejore; por eso idealmente la cabeza deberá estar en línea con el tronco (columna vertebral) y mirar al horizonte mientras se corre (ni muy arriba, ni muy abajo, y mucho menos a un competidor o al público ;) ). El tronco, para compensar el desequilibrio producido por la velocidad, deberá ir levemente flexionado hacia adelante, determinado precisamente por la velocidad que se lleve (demasiada inclinación puede evitar una máxima elevación de las rodillas, y por lo tanto la velocidad). Este mismo principio se aplica en montañismo, cuando uno se inclina más para adelante cuanto mayor sea la pendiente, en este caso para mantener el equilibrio compensando la fuerza de gravedad.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com