Los chicos y la actividad física


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Propuesta didáctica aplicada al deporte

Las fases del proceso de adquisición de técnicas deportivas en niños (I)

Flexibilidad, salud y edad

Iniciación deportiva: ¿a muchos o a un sólo deportes? (I)

Métodos de trabajo en el aprendizaje y la educación física (I)

El feedback o retroalimentación en la educación física

La motivación de los Juegos Olímpicos

Productos y servicios relacionados

Equipos e indumentaria deportiva

Entre 7 y 12 años aproximadamente tienen que trabajarse todas las capacidades físicas y las coordinativas si queremos que los chicos tengan una buena salud y gusten del ejercicio o el deporte. Pero cuando se hace ejercicio con niños hay que tener en cuenta ciertas características fisiológicas, de maduración y de crecimiento que tienen que determinar el entrenamiento que pueden recibir. Algunas de estas características son:

Un mayor número de pulsaciones que los adultos (su frecuencia cardiaca ronda las 170 a 180 pulsaciones). Es útil prestar atención a la sensación subjetiva de cansancio del niño, porque raramente tienen la capacidad para mentir en este aspecto: si un chico está cansado o agotado, esto es un indicativo suficiente para saber que la carga de entrenamiento es excesiva, ya que la actividad física a estas edades tiene que ser moderada no llegando nunca a grandes niveles de fatiga.

Nunca debe hacerse ejercicios de mucha intensidad y de corta duración o media (resistencia anaeróbica láctica). Este tipo de ejercicio debe reservarse hasta una vez superada la pubertad (13-14 años en chicos, 12-13 en chicas).

Hay que tener mucho cuidado cuando un chico con sobrepeso haga ejercicio. Siempre es mejor pecar de moderado que de pasarse con la intensidad del ejercicio si existe sobrepeso u obesidad.

NUNCA debe entrenarse a un niño con un entrenamiento hecho para un adulto, aunque se pretenda "adaptarlo". Se lo debe hacer de manera motivante, a través de juegos y actividades diversas que no impliquen competición ni esfuerzos (para ellos y para muchos adultos también) sin sentido alguno, simplemente por no ser divertidos.

Los métodos de entrenamiento tienen que ser del tipo continuo: aumentar siempre en volumen pero nunca en intensidad de los ejercicios. O dicho de otra forma: siempre hay que dar prioridad al entrenamiento de la resistencia aeróbica (ejercicios moderados y de muy larga duración) que a los ejercicios anaeróbicas (de corta duración y mucha intensidad).


Video de una "kata musical" de karate hecha por niños.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com