Actividades físico-deportivas complejas y memoria (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Propuesta didáctica aplicada al deporte

Las fases del proceso de adquisición de técnicas deportivas en niños (I)

Flexibilidad, salud y edad

Iniciación deportiva: ¿a muchos o a un sólo deportes? (I)

Métodos de trabajo en el aprendizaje y la educación física (I)

El feedback o retroalimentación en la educación física

La motivación de los Juegos Olímpicos

Productos y servicios relacionados

Equipos e indumentaria deportiva

"A menos que tu corazón esté totalmente abierto y tu mente en orden, no puedes esperar ser capaz de adaptarte a responder sin límites, a manejar los acontecimientos de manera infalible, a enfrentarte a dificultades graves e inesperadas sin turbarte, dirigiendo cada cosa sin confusión."
- Sun Tzu, El arte de la guerra.

La práctica de las técnicas de distintas actividades físico-deportivas (desde la defensa personal y las artes marciales, hasta deportes y actividades al aire libre) es imprescindible para, llegado el caso, poder reaccionar (repeler y/o contraatacar) ante una cierto estímulo (o agresión), ya sea a nivel callejero o competitivo. Pero muchos no entienden que memorizar técnicas no puede ser el sentido de la práctica de las actividades físico-deportivas complejas, incluyendo la defensa personal y las artes marciales.


Las katas o formas son reacción predeterminada antes estímulos complejos en las que afectan tanto
el nerviosismo durante la ejecución, como el conocimiento del compañero y/o de las técnicas que la componen.

Pretender memorizar las técnicas ante un estimulo dado de forma consciente, aunque teóricamente es algo posible, no sólo no es eficaz, sino que es contraproducente ante la aplicación posterior en situaciones reales. Centrándonos en los deportes de combate y artes marciales, como ejemplos de deportes de cierta complejidad, este estímulo puede ser un ataque, y la situación real puede ser una agresión en la calle o un combate deportivo. Cualquiera que conozca un poco cómo funciona el cerebro humano y cuáles son los distintos métodos de enseñanza y aprendizaje válidos, sabe que memorizar una técnica dada ante un ataque dado no sólo es muy complicado, sino que en el momento de la verdad, durante una situación real, con el nerviosismo y la adrenalina que eso conlleva, muy probablemente no sirva de nada, ya que la memoria fallará.

Comparado con el plano de la formación intelectual, podría decirse que esto es algo similar a estudiar de memoria, en contraposición a estudiar a partir del entendimiento.

Para empezar, el que solamente estudia de memoria, muy probablemente se olvide de lo que estudió a mediano o a largo plazo y (lo que es peor y más importante) no sepa el sentido real de lo que memorizó, y por lo tanto pueda usar esa memorización nada más para una resolver una determinada pregunta o examen. Ahora, la realidad no es un "examen" estipulado. Dicho de otra forma, sería muy raro que nos atacaran de la misma forma en que practicamos durante nuestro entrenamiento, y por lo tanto la defensa o reacción ante ese ataque no podrá ser el mismo, no podrá ser, precisamente, esa defensa o ese contraataque que con tanto esmero habíamos memorizado en respuesta a un estímulo preciso del agresor o rival.

Esto ocurre así porque los deportes o disciplinas en las que el contrincante hará algo que no sabemos a ciencia cierta qué será, implican tener en cuenta lo desconocido. Por suerte, eso "desconocido" seguirá ciertos patrones fijos. Estos patrones fijos son las reglas en los deportes, y las "reglas piscológicas" o "limitaciones físicas" determinadas por el cuerpo humano y la mente de las personas, en la defensa personal. Es decir, sabremos que en una competición de judo nos atacarán, pero sabemos también que no lo harán con una patada, por ejemplo, ya que está prohibido por las reglas de este deporte de lucha. De la misma forma, sabemos que alguien en la calle puede atacarnos, pero sabemos que si no tiene armas al hacerlo, no le quedan más que los movimientos que un ser humano normal puede hacer con su cuerpo, y que tienen ciertos principios y cierta lógica que son a los que atendemos en la práctica de la defensa personal.

Eso significa que no podemos encarar el entrenamiento de artes marciales, defensa personal y deportes de combate, como lo hacemos con otros deportes en los que las variables del entorno o el medio en el que se desarrollan no varía.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com