P. Edronkin

El basurero más alto del mundo



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

El Monte Everest atrae a miles de personas cada año, las cuales dejan miles de kilogramos de desperdicios en la zona sin mayores preocupaciones.

Las montañas célebres como el Monte Everest, el Aconcagua y otras que además son relativamente fáciles de acceder por lo menos hasta sus respectivas bases - no es el caso de otras como el K2, el Cerro Torre, etc. - son visitadas por grupos muy numerosos de turistas provenientes de todo el mundo, y de montañistas generalmente bien calificados, entrenados y equipados que intentan llegar hasta la cima.

Esto ha provocado que estas montañas se encuentren llenas de desperdicios de alto valor, como carpas o tiendas, garrafas de oxígeno, equipo de escalada, y hasta cadáveres - como en el caso del cuerpo de Mallory de quien nunca se supo si llegó a la sima antes que Hillary - y que al no constituir elementos naturales del lugar ni descomponerse rápidamente, resulta evidente que los turistas, porteadores y montañistas están causando una auténtica contaminación.

Por supuesto que el equipo es necesario para ascender una montaña de tales características, pero habría que tomar conciencia de que hacer esto es tan malo para el medio ambiente como utilizar un auto pequeño pero ciertamente contaminante, creyendo que porque se trata de un vehículo pequeño o de bajo consumo, el perjuicio que estamos causando es pequeño. Es notable que en la historia de la humanidad se han empleado incluso vehículos descartables de gran tamaño. Pensemos nada más en los cohetes que se emplean para llevar cargas al espacio, pero ya los portugueses, en sus expediciones qe rodeaban el continente africano y llegaban al lejano oriente, empleaban barcos descartables. En efecto, ya de antemano tenían planificado que algunas de sus embarcaciones no regresarían y las empleaban para transportar provisiones hasta ciertos lugares y luego las desguazaban y quemaban. Lo único que conservaban eran los elementos metálicos, como en el caso de los clavos, y la artillería, que resultaba frecuentemente más costosa que las propias embarcaciones (Ver Ships of Adventure, Exploration and Survival).

Sería ideal contar con al menos, cierta clase de equipo descartable y biodegradable que una vez dejado en este tipo de sitios no requiera de tantos esfuerzos y riesgos consiguientes que aparecen cuando se debe efectuar una limpieza. Resulta irónico que los montañistas, amantes de la naturaleza, se conviertan en la principal causa de contaminación en algunas regiones del mundo y que además estén muy lejos de ser autosuficientes, requiriendo de otros para deshacerse de los desperdicios que dejan en el sitio, si es que alguna vez eso se hace; eso debe cambiar porque hay que predicar con el ejemplo.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©