El Gea

No consumir langostinos de cultivo para proteger los manglares (II).

Por Greenpeace México.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

Uno de los casos que llama la atención es el de Brasil. Este país ha aumentado espectacularmente su producción, pasando de producir tan sólo 3.600 toneladas en 1997 a 90.000 toneladas en 2003. En Brasil, el desarrollo de esta industria ha venido nuevamente asociado a problemas de contaminación, aparición de enfermedades y se han producido recientemente numerosos casos de violencia contra pescadores que han tratado de defender el manglar contra el avance de las piscinas para cultivar langostinos.

Una de las consecuencias de estos monocultivos industriales es la aparición de enfermedades. Este año se estima que la producción venezolana en el Estado de Zulia, que ha aumentado en los últimos años, está afectada en un 90% por el Síndrome de Taura, una enfermedad que en el pasado ya ha diezmado las producciones en diversos países. En Ecuador, desde hace más de un año, seis comunidades de la provincia de Guayas no disponen de agua potable debido a la extracción desmesurada de agua por parte de la granja de langostinos Exoporcity.

Un 99% de los langostinos cultivados en el mundo lo han sido en países en desarrollo. La destrucción del manglar debida a la instalación de las granjas de langostinos implica para la población local la pérdida de acceso a recursos de los que depende estrechamente: los manglares son zonas de pesca, de marisqueo, proporcionan leña y protegen la costa de la erosión.

Greenpeace se ha puesto en contacto con importadores y comercializadores de langostino cultivado en España, demandando información básica sobre las condiciones en las que estos han sido producidos. Greenpeace ha pedido conocer la ubicación de las granjas de cultivo, la existencia de autorizaciones para el desarrollo de esta actividad, la existencia de sistemas de tratamiento de efluyentes, el uso de una amplia gama de productos químicos o las condiciones laborales de los trabajadores de estas instalaciones. No hemos obtenido respuesta.

"Muchos consumidores ni siquiera saben que los langostinos que consumen provienen de su cultivo en piscinas y que esta actividad ha devastado uno de los ecosistemas más productivos en todo el mundo. Tras tres décadas de un elevadísimo impacto social y ambiental, los consumidores tienen derecho, al igual que las asociaciones que trabajan en defensa del medio ambiente, a contar con toda la información sobre el origen de los langostinos de cultivo que se venden en España. Con su silencio, la industria no hace sino darnos la razón", añadió Losada.


Notas:
(1) El 26 de julio de 1998, Greenpeace participaba junto con FUNDECOL, una organización no gubernamental ecuatoriana, en la reforestación de una zona devastada por la instalación ilegal de una camaronera. Durante esta acción, el médico del Rainbow Warrior, el buque insignia de Greenpeace, murió de un ataque al corazón. Hoy, 5 años después, la expansión de la industria camaronera continúa, por lo que Greenpeace sigue pidiendo a los gobiernos de todo el mundo que actúen contra la destrucción que esta industria genera y a los consumidores que actúen de forma responsable y rechacen estos productos.
(2) FAO releases new global estimate of mangroves., 10 de marzo de 2003, disponible en http://www.fao.org/english/newsroom/news/2003/15020-en.html



<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©