El Gea

La acelerada destrucción de los ecosistemas de Chiapas agrava los impactos del huracán Stan (I).

Por Greenpeace México.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

5 de octubre de 2005.

Las inundaciones ocasionadas por fenómenos meteorológicos que sufren los estados de Chiapas, y en menor medida de Veracruz y Oaxaca, ponen de manifiesto una vez más que la degradación de los manglares y la deforestación aumentan la vulnerabilidad a huracanes, inundaciones y otros fenómenos climáticos. Sólo en Chiapas, el caso más dramático que vivimos en estos momentos, la cobertura forestal está degradada en 76 por ciento de acuerdo con expertos. Sin embargo, el gobierno mexicano permite y fomenta la destrucción de los bosques y los manglares, denunció Greenpeace México.

"La capa vegetal de los bosques y selvas retiene el suelo con sus raíces, disminuye la fuerza del agua de lluvia y promueve su infiltración hacia el subsuelo (capturan tres cuartas partes del agua que se consume en nuestro país). Esto impide la erosión y el deslave de los suelos, regula el flujo de agua a los arroyos y ríos y evita que los cuerpos de agua y las presas se azolven. Cuando se destruye la cobertura vegetal el agua se lleva el suelo, éste cubre el cauce de los ríos y al cubrirlos el agua se desborda fuera de sus cauces, acrecentando las inundaciones. Proteger los ecosistemas reduce las posibilidades de que ocurran inundaciones graves en las tierras bajas como consecuencia de un aumento en la precipitación ocasionada por los huracanes, tal como está ocurriendo en Chiapas, que es uno de los cuatro estados más deforestados de México (1)", explicó Héctor Magallón, coordinador de la campaña de bosques y selvas de Greenpeace.

"Una vez más se pone de manifiesto la importancia de conservar los ecosistemas, particularmente los bosques y los manglares, para evitar impactos producidos por los huracanes. Desastres como el provocado por el huracán Katrina en la ciudad de Nueva Orgleáns en agosto o en Chiapas, en 1998 o ahora, corroboraron en forma dramática los impactos que produce la destrucción de los ecosistemas. No es casual que estados como Chiapas y Oaxaca estén siendo fuertemente impactados por un huracán de importancia relativamente menor, ya que la mayor parte de la cobertura vegetal de esos estados se encuentra degradada (3) (76 por ciento y 83 por ciento, respectivamente). Sin bosques y selvas la vulnerabilidad aumenta exponencialmente y con ella la pérdida de vidas", explicó Magallón.

México tiene la quinta tasa de deforestación más grave del planeta y esta situación es alentada por el gobierno federal, a pesar de que supuestamente considera los bosques y el agua un asunto de seguridad nacional. En los hechos, apenas destina el 0.11% del presupuesto a la conservación de los recursos forestales (2), lo que mantiene en el abandono 36 millones de hectáreas de bosques (65 por ciento de los recursos forestales del país), que son susceptibles de ser degradados por la tala ilegal o de ser convertidos en pastizales o tierras de cultivo. Esto incrementa las posibilidades de deslaves e inundaciones en las tierras bajas.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©