¿Por qué el ecopensamiento?

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

¿Destrozaremos otros planetas?

Cuando todos están equivocados, todos tienen razón

Creer en los OVNIS es más atractivo que buscarlos de verdad

Recolectando agua aparentemente de la nada

Escribiendo nuestros propios relatos para asegurar nuestro futuro

¿OVNIS o ilusiones?

El mercado negro

Ecoreligión, impuestos y cambio climático

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

No hay por qué ser alarmistas, pero la tasa de extinción de especies animales y vegetales en la actualidad es probablemente tan alta como durante los períodos más cataclísmicos y catastróficos de la historia de nuestro planeta, y si no empezamos por cambiar nuestra forma de pensar, no debemos contar con nuestra propia supervivencia por mucho tiempo.

¿Qué pasará si causamos daños irreversibles en el ecosistema de nuestro planeta? ¿La Tierra dejará de existir? Ciertamente que no; este cuerpo celeste seguirá orbitando alrededor del sol, una estrella anónima de los suburbios de la vía láctea. De la alta atmósfera y hacia fuera son muy pocos los que notarán algún cambio y dado que todavía nuestros viajes por el espacio son valientes pero bastante modestos de acuerdo a la escala y los estándares del universo, lo que nos suceda tendrá poca trascendencia. Solamente algún hipotético - aunque probable - viajero interestelar, proveniente de otro planeta, quizás note algo, como cuando viajamos con nuestro auto a través de una ruta larga por un desierto pensando que vamos a comprar una bebida fresca en un negocio perdido en el medio de la nada, para encontrarnos con que ha cerrado sus puertas para siempre.

Mala suerte y a otra parte, hasta la próxima parada - o planeta - en la que podremos comprar una bebida fría.

Entonces, en vez de preguntarnos por qué tenemos que empezar a tener ecoideas, por qué tenemos que empezar a pensar con la ecología por delante de otras cosas como las armas nucleares o la política, deberíamos preguntarnos por qué no lo hemos hecho antes o por qué no pensamos demasiado en hacerlo ahora.

Y esto no tiene que empezar en el seno del poder, entre nuestros líderes, en las oficinas gubernamentales. Tiene que empezar en casa, en el hogar, en la mesa en al que cenamos porque lo que votamos es lo que somos. Y todos en el mundo tenemos que pensar en eso.

Los norteamericanos votan a un Bush porque como él, disfrutan de las guerras. Claro, nadie disfruta después de las consecuencias, pero la guerra es como tener sexo sabiendo que uno se va a contagiar una enfermedad venérea; lléveselo hoy y pague el mes que viene, y esta mentalidad la vemos incluso en el consumismo extremo en el que ha caído esa sociedad.

Los latinoamericanos tienen gobiernos pésimos porque a decir verdad, las sociedades latinoamericanas son pésimas y las soluciones a ese "pesimismo" que han aparecido, ya sea de izquierda o de derecha, como el sandinismo, el comunismo cubano, el neoliberalismo, etc. han probado ser pésimas también por que la misma pésima gente es las que las implementa.

En Asia la vida humana tiene todavía escaso valor, casi tan bajo como el medio ambiente. Solamente hace falta visitar Indonesia para ver todos esos incendios con humo pestoso que hay por todas partes, o sino podemos elegir el smog de china, producto del mismo progreso que está hundiendo a nuestro planeta en unas desastrosas condiciones ambientales en el futuro. In en Japón la gente todavía se pregunta por qué motivo alguien se tomó el trabajo de arrojarles dos bombas atómicas, sin tomar en cuenta hechos como el genocidio en torno a la construcción del ferrocarril de Birmania que según ellos, nuca existió o ha sido algo muy exagerado.

Los europeos no parecemos capaces de sacarnos las esvásticas del fondo de nuestras almas. Pretendemos enseñarle al planeta cómo vivir pero no tenemos mucha idea de cómo convivir entre nosotros. Los hechos de los Balcanes y las golpizas a inmigrantes en los trenes de aquí y allí son como pequeñas vistas de lo que todavía tenemos en nuestra cultura, aunque pretendemos que las cosas no son realmente así.

Entre muchos islámicos el odio hacia occidente arrecia, pero no se comprende muy bien por qué, o de qué manera se puede resolver un problema profundizándolo aún más. Hay muchas quejas contra la forma en la que los israelíes tratan a sus vecinos, sobre todo después de que algún terrorista emprendedor coloca una bomba en alguna parte de Israel y los judíos reaccionan. Obviamente, creer que la guerra es algo así como un partido de fútbol no funciona, y los israelíes no devuelven el favor con una bomba del mismo peso y poder explosivo, sino con campañas militares mucho más creativas mientras los entusiastas terroristas, una vez más decepcionados, chillan a los cuatro vientos que "así no vale".

Y por último está Africa, continente en el cual se independizaron muchos países en décadas recientes, pero en los cuales indudablemente se vivía mejor en el estado colonial o en el período neolítico.

Así que este es nuestro mundo ¿todavía piensa usted que no debemos pensar más ecológicamente?.





Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com