Humano loco, pájaro loco: supervivientes o insensatos


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Consejos ecológicos para ahorrar agua (I)

La necesidad de la motivación para la supervivencia (I)

¿Por qué el ecopensamiento?

Ecoreligión, impuestos y cambio climático

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Muchas veces tratamos de locos a los animales y a la propia naturaleza. La locura, debería ser un atributo exclusivo del ser humano, pero es a veces un atributo de otros animales...sin embargo en esos raros casos la culpa hay que buscarla en el accionar de nosotros, los seres humanos.

Escucho en estos momentos cantar un pájaro en mi ventana, lo vengo escuchando desde hace semanas. No sería nada raro, teniendo en cuenta que vivo en una zona de montaña, cerca de un río y que se acerca el verano...pero es raro porque este pájaro (un ruiseñor, para ser precisos) canta entre las 12hs de la noche y sigue durante toda la madrugada... Un pájaro que hace lo que no debería hacer (cantar de noche), podríamos creen en principio. Sin embargo, los ruiseñores (Luscinia megarhynchos) son de las pocas aves que, precisamente, cantan de noche.

Pese a todo, podemos caracterizar al ruiseñor de un verdadero pájaro loco, ya no porque cante cuando falta luz (cosa que nos toca una fibra antigua que nos hace saltar una alarma que nos susurra "no deberías cantar a esta hora, o el mundo está funcionando al revés"), sino porque, se ha demostrado, canta mucho más fuerte en los entornos urbanos o cercanos a los hábitats humanos.


Humano loco, ¿pájaro loco?
Humano loco, ¿pájaro loco?.

¿Cuál es la razón?: quiere elevar su canto por sobre la cacofonía o el ruido ciudadano. ¿El ruiseñor está loco o verdaderamente todo está empezando a funcionar al revés?.

Como si de una escalada armamentística entre países se tratara, el ruiseñor compite con el ruido de la ciudad elevando los decibelios de su canto. O mejor dicho, con su canto (algo natural) compite contra algo que es un subproducto de la cultura humana: la basura sonora, los sonidos sin sentido, la polución acústica.

¿El ruiseñor está loco? Puede ser. Pero si es así, tenemos que aceptar que el pájaro está loco porque el humano está loco. Un loco es alguien que se sale de la norma. La naturaleza es la norma, el ser humano la excepción.

¿Nuestro destino es destruir el curso natural de la vida en la Tierra? ¿volver a la naturaleza loca?. ¿Transformar lo natural en artificial, degradar y convertir lo normal en desquiciado? Las otras opciones que parecemos tener los seres humanos son claras: volver al curso natural o extinguirnos, al menos en la forma de civilización tal como la conocemos actualmente.

Efectivamente, puede ser que para que eso ocurra el ser humano deba perecer tal como lo conocemos. No, no hablamos de asesinatos en masa ni de una filosofía nihilista. Hablamos de la fuerza de la naturaleza, neutral pero implacable, enfrentada a una especie que hace tiempo está sobrepasando sus límites naturales. Hablamos de consecuencias directas o indirectas del accionar humano que afectan más que nada a los propios humanos, hablamos del cambio climático, del hambre, de la contaminación química, biológica y nuclear, hablamos de la polución atmosfética, de la polución lumínica y de la polución acústica. Hablamos de humanos locos y pájaros locos.

Por suerte, lo más probable es que no tengamos la fuerza negativa suficiente para lograrlo. O puede ser que todo se trata en realidad de un gran rodeo natural para volver al punto del que parece que nos estamos distanciando irremediablemente, la naturaleza. Quizás sólo nos separamos de ella en apariencia.

Puede ser que la artificialidad no sea tal, que lo que hay de antinatural en el ser humano, de destructivo, de antiecológico, tenga lo días contados, que todo sea una forma de purga o superación natural que todavía no llegamos a ver en todo su explendor.

Mientras tanto, está en nosotros elegir el bando. El de los supervivientes. O el de los insensatos.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com