El Gea

Evolución de los gases de efecto invernadero desde 1990 en Cataluña (I)

Por José Santamarta director de World Watch - worldwatch@nodo50.org.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

Las emisiones de gases de invernadero en dióxido de carbono (CO2) equivalente en España han aumentado un 45,6% entre 1990 y 2004, y en Cataluña un 37%. El aumento del año 2004 fue muy grande en España, debido al mayor consumo de energía primaria y al mal año hidráulico, ya que la producción hidroeléctrica fue inferior a la del año 2003, y consecuentemente las centrales de carbón y ciclo combinado funcionaron más horas.

Las fuentes básicas para elaborar los datos aquí presentados son la Agencia Europea del Medio Ambiente, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el Ministerio de Medio Ambiente, el Ministerio de Economía, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el Instituto Nacional de Estadística, el IDAE, CORES, Repsol, Gas Natural, UNESA, Iberdrola, Endesa y REE, y diferentes anuarios estadísticos. La metodología en parte está descrita en el manual titulado "Método CORINE-AIRE para la elaboración del inventario nacional de gases de efecto invernadero y precursores de ozono" y en el manual Revised IPCC Guidelines for National Greenhouse Gas Inventories, Reporting Instructions, elaborado por el IPCC, con las revisiones posteriores, tanto del Método CORINE-AIRE, como del IPCC.

Las emisiones de Cataluña representan el 12,9% del total de España, mientras que la población es el 15,77% y el PIB el 18,29%. El menor porcentaje por habitante de Cataluña responde sobre todo a que dos tercios de la electricidad se genera en tres centrales nucleares (que por otra parte crean otros problemas más graves, como los residuos radiactivos), la ausencia de centrales termoeléctricas de carbón (sólo hay una, Cercs, que emite 0,4 Mt de CO2) y la menor presencia de industrias intensivas en emisiones y consumo de energía. Las nuevas centrales de ciclo combinado, que en el año 2005 incrementarán la potencia en 1.620 MW en Cataluña, supondrán un importante aumento de las emisiones (cerca de 3 Mt de CO2 adicionales).

Las centrales nucleares de Vandellós II, Ascó I y Ascó II en 2004 produjeron 24.345 millones de kWh. Si esta electricidad fuera sustituida por centrales de ciclo combinado de gas natural, se emitirían otros 8,5 Mt adicionales de CO2, y las emisiones catalanas aumentarían un 16%. Los peligros de seguridad, los costes, el tratamiento de los residuos radiactivos y la proliferación nuclear, convierten a la energía nuclear en la peor opción energética posible, pero si no es sustituida en el futuro por eólica y otras energías renovables, las emisiones aumentarán. Y de ahí la necesidad de impulsar con decisión la eólica en tierra y en el litoral, así como el resto de las energías renovables, si se quiere cumplir Kioto y cerrar paulatinamente las centrales nucleares.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©