Mono Araña: sofisticado procesador de alimentos y mantendor del bosque (II)


Foto del autor no disponible
Adriana Boccalon Acosta

Lecturas sugeridas

Racionales, cuando se quiere (I)

Un pequeño paso para España, un gran paso para la humanidad (I)

El pulpo Paul: la estupidez humana vs. la inteligencia pulpesca (I)

Cómo sobrevive el camello bactriano

El conejo: ¿Un espejismo de la superviviencia?

Duna, el precio de la excelencia canina (I)

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios respetuosos con la ecología y el medio ambiente

Investigando la especie

Y es precisamente en este momento cuando entra al escenario un colaborador muy especial. Se trata de Hernán Castellanos, biólogo de profesión egresado de la Universidad Central de Venezuela, actualmente docente e investigador del Centro de Investigaciones Ecológicas de la Universidad Nacional Experimental de Guayana, quien obtuvo su Phd en Ciencias Biológicas en la Universidad Exeter de Inglaterra, luego de más de dos años de estudios pagados por los herederos del Paington Zoo, quienes querían conocer detalles de la vida del Mono Araña en áreas no intervenidas o poco perturbadas.

Castellanos recorrió el río Caura hasta encontrar en la parte baja de la cuenca una zona boscosa, densa y húmeda, caracterizada por la presencia de árboles de hojas caducas que conviven con especies siempre verdes, y por una gran riqueza y heterogeneidad florística. El sitio era remoto, pero ideal. Allí no había fragmentación del bosque, el indígena se mantenía alejado, la zona presentaba poca o nula incursión de cazadores y las poblaciones del Ateles belzebuth lucían en perfectas condiciones para ser estudiadas.

Para Hernán Castellanos, el Mono Araña es un animal muy interesante y las razones son muy variadas. A igual que el resto de los primates, incluyendo al hombre, el Ateles belzebuth marca su territorio, entre 200 y 250 hectáreas dependiendo de la calidad del hábitat y la disponibilidad de alimento, donde conviven 4 ó 5 machos con unas 30 hembras, lo que no significa, sin embargo, que se trate de sociedades promiscuas. Cada macho tiene su grupo de hembras y éstas sólo se relacionan sexualmente con quien corresponde.

Su vida sexual también es curiosa. El macho propone y la hembra dispone, y cuando ésta se siente animada, la pareja se retira del grupo a un lugar confortable y copula en privado durante un lapso de tiempo que puede variar entre 15 minutos y una hora enterita. Una vez que el macho recupera sus fuerzas, selecciona a otra de sus hembras y se repite la historia hasta que todas quedan inseminadas. Después de un proceso de gestación de 4 meses y medio, nace la cría con quien la madre establece una estrecha relación, pues la mima, la acicala y la cuida hasta que está bastante crecidita.

Los machos viven y mueren en el mismo territorio; sin embargo, en ocasiones las hembras abandonan el hogar en busca de nuevas aventuras fuera de sus fronteras, y aun cuando no hay estudios que expliquen tal comportamiento, esta practica resulta excelente para evitar la degeneración de la raza por endogamia, que es lo que ocurre en grupos cerrados que se entrecruzan. Estas migraciones permiten el fortalecimiento de la carga genética, pues las hembras terminan inseminadas por machos diferentes a los que viven en su antiguo territorio.

Si una hembra se va, el macho no se siente ni solo ni abandonado, pues aún tiene mucho en qué entretenerse. Nunca descuida su responsabilidad de patrullar el territorio y, por supuesto, proteger el recurso alimenticio.

El sentido del olfato es muy importante porque lo utiliza para medir la madurez de los frutos. Cuando encuentra un recurso valioso, lo monitorea hasta que está listo para servir. Es entonces cuando utiliza la vocalización para llamar la atención de sus compañeros, a quienes invita a compartir el alimento.

Por lo general, en época de sequía los árboles que producen frutos están agrupados en un pequeño entorno, adonde necesariamente va la familia entera a satisfacer el hambre. Sin embargo, durante el invierno abunda el alimento por todo el bosque, lo que les permite desarrollar una especie de estrategia alimentaria que mantiene el equilibrio ecológico, pues los grupos se dividen para aprovechar mejor el recurso en lo que a tiempo y espacio se refiere, y así evitar su sobreexplotación.

El sentido de la vida

Sin detenernos en reflexiones filosóficas, podemos decir que alimentarse para crecer, procrear y perpetuar la especie es lo que da el sentido a la existencia de todo ser vivo, y en ocasiones damos estos pasos sin percatarnos de la importancia de cada proceso que cumplimos para lograr el fin.

Nuestro protagonista, el Mono Araña, es una criatura que se alimenta principalmente de frutos silvestres, pulposos y maduros, dentro de los cuales están las semillas de más de la mitad de las especies de árboles que conforman el bosque. Cada 2 horas, entre las 7 de la mañana y las 7 de la noche, el Ateles belzebuth ingiere un promedio de 30 frutos por minuto y expele sin digerir unas 60 mil semillas diarias.

Son como unas sofisticadas máquinas procesadoras de alimentos, pues se tragan el fruto enterito, le extraen el nutrimento y, luego de utilizar la semilla como agente triturador de la pulpa para que ésta sea más digerible, la expulsan a través de las excretas. Las semillas salen al mundo exterior acondicionadas para germinar, pues los ácidos estomacales se encargan de ablandar su capa exterior, que en ocasiones es muy dura. Además, al pasar por el intestino grueso se impregnan de materia fecal, lo que mantiene alejados a los insectos que pudieran atentar contra la semilla por germinar.

Para complementar su dieta, pues en nuestros bosques hay cierta deficiencia de minerales como calcio, potasio, fósforo, magnesio, yodo, zinc, cobre, boro y selenio, entre otros, el Mono Araña consume flores y hojas tiernas, y nidos de hormigas y termitas con alto contenido de proteínas, y para hacerse de lípidos como fuente de energía, echan mano a algunas especies de la familia de las Lauraceae, como por ejemplo el aguacate, cuyo contenido de grasa vegetal almacenan como sustancia de reserva.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com