Tácticas y estrategias de supervivencia del Tero


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Racionales, cuando se quiere (I)

Un pequeño paso para España, un gran paso para la humanidad (I)

El pulpo Paul: la estupidez humana vs. la inteligencia pulpesca (I)

Cómo sobrevive el camello bactriano

El conejo: ¿Un espejismo de la superviviencia?

Duna, el precio de la excelencia canina (I)

Productos y servicios relacionados

Productos y servicios respetuosos con la ecología y el medio ambiente

El ave llamada "tero" (Vanellus chilensis) también conocida como alcaraván, avefría, caravana, fraile, leque leque, queltehue, teruteru, traile, treile, trel o triel, es famosa por algunas estrategias y tácticas de supervivencia que aplica para defender su nido y pelear contra depredadores o invasores de su territorio.


Un tero araucano o queltehue común (subespecie Vanellus chilensis chilensis)
en su hábitat natural a la orilla de un río patagónico.

El tero es una gran ave de la que aprender supervivencia. Para los que no lo conocen o quieran ver un lindo ejemplar patagónico, les recomiendo el video que está arriba de estas líneas.

El teru empieza siendo discreto desde el principio al ocupar un territorio para nidificar, aplicando un "bajo perfil" a su nido, que se de los más simples y menos llamativos: un agujero en el suelo rodeado de algunas ramitas, muy difícil de detectar.

Si el teruteru detecta a un intruso en las inmediaciones de su nido, puede realizar distintas acciones "defensivas":

Alertar rápidamente con su "grito" característico que le da su nombre (porque suena como "teru-teru!"), algo que hace casi siempre, y por lo cual es incluso valorado entre los seres humanos como "guardián" de una casa.

También puede hacer lo que llamaríamos, en el argot de las tácticas militares, una "maniobra de diversión": simula estar empollando en otro lado, así atrae a los intrusos a una zona diferente, alejándolos de la zona en la que está su verdadero nido.

Otra táctica que usa es la de hacer vuelos cortos y erráticos, simulando que está herido, a medida que se aleja de la zona de nidificación, atrayendo consigo al intruso, que se siente confiando ante la supuesta debilidad del tero.

Su forma más ofensiva de defensa, consiste en hacer vuelos rasantes sobre el depredador que lo amenaza, aprovechándose de los espolones que salen de sus patas, que al desplegar pueden causar daño durante esas pasadas.

La ofensiva directa llega si el enemigo es grande o no se amedrenta con otras tácticas (las alertas, las maniobras de diversión o los vuelos rasantes) o por su velocidad y peligrosidad obliga a una táctica de confrontación (caso de gatos y otros felinos salvajes, aves de rapiña, etc.). Entonces el tero llega incluso a realizar un ataque y pelea directa, usando tanto el pico como los mencionados espolones, y logrando asustar al invasor en la mayoría de los casos.

Como vemos, el tero cumple varias estrategias básicas para la defensa personal, que son:

Busca evitar la confrontación con el camuflaje de su nido y, en caso de peligro, estrategias desorientación o diversión por simulación o, en última instancia, tácticas de intimidación o disuasorias (vuelos rasantes).

Entabla el ataque cuando las medidas de defensa indirecta fallan, usando en ese caso todas las armas naturales de las que dispone (pico y espolones) y siendo muy hábil en la defensa.

A esto hay que sumarle el hecho del que el tero vive en parejas o en tríos, y se reúne y convive en bandadas, lo que lo hace menos vulnerable por pode realizar ataques en grupo, si el enemigo depredador amenaza una zona común. Al parecer, en el caso e los tríos (dos machos y una hembra o viceversa), se reparten las tareas de vigilancia del nido común mientras la hembra a la que le corresponde empolla o cuida los pichones hasta que pueden volar.

Por estas razones, el tero es a veces usada por los humanos, ya sea como ave silvestre o como mascota, como un animal guardián de una casa o campo. En combinación con un perro, se dice que le tero es un excelente alertador del ingreso de intrusos, ya que el tero advierte incluso antes que el perro, y grita con un sonido particular dependiendo del tipo de intromisión que se trate, no siendo la misma para humanos que para, por ejemplo, un ataque de un gato a su nido.

Al mismo tiempo, está claro que las estrategias y tácticas de supervivencia del tero, aplicando un poco de imaginación, pueden adaptarse fácilmente como ejercicios de defensa de refugios de supervivencia, de una zona o de un grupo de personas, de un campamento, etc.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com